Ampliar imagen
   
Dune
Dune
     
    Director (es) : David Lynch
    Año : 1984
    País (es) : USA
    Género : Ciencia-ficción
    Compañía productora : Dino De Laurentiis Productions para Universal Pictures
    Productor (es) : Rafaella De Laurentiis
    Productor (es) asociado (s) : José López Rodero
    Compañía distribuidora : Cinema International Corporation (CIC)
    Guionista (s) : David Lynch
    Guión basado en : la novela homónima de Frank Herbert
    Fotografía : Freddie Francis, Frederick Elmes y James Dedvis en Technicolor
    Diseño de producción : Anthony Masters
    Director (es) artistico (s) : Benjamín Fernández, Pierluigi Basile
    Decorados : Giorgio Desideri
    Vestuario : Bob Ringwood
    Maquillaje : Giannetto de Rossi
    Música : Toto, Brian Eno
    Montaje : Antony Gibbs
    Montaje de sonido : Les Wiggins, Teresa Eckton, Leslie Shatz
    Sonido : Alan Splet, Nelson Stoll, Bill Varney
    Efectos especiales : Barry Nolan, Albert Whitlock, Kit West
    Ayudante (s) de dirección : José López Rodero
    Duración : 137 mn
   
     
    Francesca Annis
Leonard Cimino
Brad Dourif
Silvana Mangano
José Ferrer
Sting
Richard Jordan
Linda Hunt
Kenneth McMillan
Kyle MacLachlan
Jack Nance
Jürgen Prochnow
Everett McGill
Dean Stockwell
Max Von Sydow
Paul Smith
Freddie Jones
Sean Young
Alicia Roanne Witt
   
   
    Año 10991. Inmerso en mitad del Universo, un planeta desierto llamado Arrakis es la única fuente conocida de la especie Melange, la cual prolonga la vida, amplía el conocimiento y la conciencia humana y, además, permite viajar a sus habitantes a través del espacio y el tiempo. Como principal órgano gobernante se encuentra el Emperador Shaddam IV, quien controla el comercio de dicha substancia y diversos vínculos con otros planetas. El emperador otorga la Administración de Arrakis a la Casa de los Atreides, encabezada por el duque Leto, expulsando a los antiguos poseedores de dicho privilegio, los Harkonnen. Sin embargo, un complot encubierto desea a acabar con los integrantes de la casa de los Atreides y, en especial, del hijo de Leto y Jessica, Paul, el principal valuarte de la insurrección.
   
   
   

ARENAS MOVEDIZAS
 
Por Ignacio P. Rico
El periodista y fotógrafo Frank Herbert dedicó largos años a estudiar la ecología de los desiertos y las tradiciones culturales de los pueblos que llevan habitando desde tiempos inmemoriales tan inhóspitos parajes. Sus indagaciones antropológicas lo llevaron a fijar la atención en el hecho de que buena parte de las religiones más extendidas por el mundo provienen de zonas  desérticas cuyos habitantes deben enfrentar terribles condiciones climatológicas y aprovechar hasta el límite la humedad de sus cuerpos. Lo que, en principio, daría lugar a un artículo, se convirtió en el bosquejo de un cuento para, finalmente, terminar convirtiéndose en Dune, una voluminosa novela que elevó el nombre de Herbert al Olimpo de la ciencia-ficción literaria. La invención de un futuro imaginario, con sus propias lenguas, tradiciones religiosas, instituciones y centros de poder tuvo continuidad en una saga prolongada durante años por el propio Herbert y, tras su fallecimiento, por su hijo Brian Herbert y por el autor de ciencia-ficción Kevin J. Anderson.
   La idea de una adaptación cinematográfica del long-seller publicado en 1966 no se hizo esperar, y fue el director, guionista, actor, escritor y psicomago Alejandro Jodorowsky el primer gran elegido para efectuar tan ambiciosa empresa. Tras postergar en innumerables ocasiones el proyecto, perdería la confianza del curtido Dino De Laurentiis. La reducida pero fiel legión de fans del lisérgico Jodorowsky aún se lamenta al imaginar la plasmación del cosmos literario herbertiano que podría haber llevado a cabo el chileno.
Tras años de derivas y postergaciones, la responsabilidad de esta abrumadora traslación recaería en manos de David Lynch, cuyas fricciones con la productora y las complicaciones surgidas a la hora de realizar un montaje final darían lugar a un filme aún más extraño que fallido. Dune narra el conflicto entre la Casa de los Atreides y la Casa de los Harkonnen; el Duque Leto Atreides (Jürgen Prochnow) ha sido requerido por el Emperador Padishah (José Ferrer) para tomar las riendas del inhóspito planeta Arrakis única fuente en todo el universo de la melange, una droga capaz de prolongar la vida del consumidor como nuevo feudo de los Atreides; pero esto no es más que una trampa mortal, una conspiración urdida entre el propio Emperador y el Barón Vladimir Harkonnen (Kenneth McMillan) para eliminar al cada vez más poderoso Leto. Al margen de las intrigas, surge la figura del joven Paul Atreides (Kyle McLachlan), hijo del Duque y de su concubina Dama Jessica (Francesa Annis),  poseedor de extraños poderes que lo convertirán en el Kwisatz Haderach: un ser supremo capaz de contemplar el tiempo como si fuera el espacio.         
   Todo hay que decirlo: Lynch parte con la desventaja de trabajar sobre un apartado técnico ciertamente pobre, especialmente en lo referido a una labor fotográfica de interiores que roza el puro espanto por su incomprensible opacidad. Si bien la novela de Herbert se caracteriza por la descripción de largas secuencias rituales y espesas conversaciones, la tentativa de Lynch por recrear fielmente la epidermis de tan intrincado universo termina otorgando al filme un ritmo interno cargante, a lo que no ayuda una puesta en escena que, en muchos momentos, se asemeja al teatro filmado, contando apenas con algún breve destello del vigor visual que caracteriza al cineasta. Es particularmente llamativo el hecho de que Lynch aborde con tanta pereza los sueños proféticos de Paul, limitándose a la llana superposición y yuxtaposición de imágenes, plasmando de forma meramente rutinaria algunos de los momentos más admirables de la novela. Si Herbert reflexionaba acerca de la conciencia ecológica en nuestros tiempos, los riesgos del poder político cuando este se cimenta sobre las creencias religiosas de sus súbditos y el peligro inherente a las figuras mesiánicas, Lynch apenas ofrece un confuso batiburrillo de ideas y sombras de ideas. Sería sencillo como hacen muchos de sus más acérrimos seguidores, culpar a la terrible mutilación sufrida en la sala de montaje de unos resultados tan insatisfactorios—, pero lo cierto es que, bien pensado, Dune parece un proyecto que terminó por aplacar la paciencia de su director, quien cumplió con desidia profesional la tarea que se le había encomendado.• 
   
     
Comprar en dvdgo.com
   
Características DVD: Contenidos:
Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Tráilers / Cómo se hizo / Notas de producción / Galería de diseños preparatorios / Galería de fotos / Ficha artística / Ficha técnica / Filmografías selectas / Biofilmografía David Lynch / Glosario de términos de Dune / Historia de la versión extendida / La saga de Dune de F. Herbert / Preparando el DVD. Formato: Pal 2.35:1, 4:3 / Pal 1.33:1, 4:3. Idiomas: Castellano, Inglés y Catalán. Subtítulos: Castellano y Catalán. Duración: 137 mn / 177 mn (Versión Extendida). Distribuidora: Manga Films.
   
     
Comprar en dirigidopor.com
   
Editorial: Dirigido.
Colección: Programa doble nº 47.
Autor: Quim Casas.
Fecha de publicación: 2000.
160 pp. Rústica. 12,5 x 19,7 cm. Incluye estudio Retorno al pasado.
   
   
     
Comprar en soundtrackcollector.com
    DUNE (1984)
Toto
PEG Recordings 015, 1997. Duración: 72:35
   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 6,3

Comentarios: 0

Total de votos: 6


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar