Ampliar imagen
   
Birdy
Birdy
     
    Director (es) : Alan Parker
    Año : 1984
    País (es) : USA
    Género : Drama
    Compañía productora : A&M Films/Malton Films para Tri-Star Pictures
    Productor (es) : Alan Marshall
    Productor (es) ejecutivo (s) : David Manson
    Productor (es) asociado (s) : Ned Kopp
    Compañía distribuidora : Nueva Films S. A.
    Guionista (s) : Sandy Kroopf, Jack Behr
    Guión basado en : la novela de William Wharton
    Fotografía : Michael Seresin en Metrocolor
    Diseño de producción : Geoffrey Kirkland
    Director (es) artistico (s) : Armin Ganz, W. Stewart Campbell
    Decorados : George R. Nelson
    Vestuario : Kristi Zea
    Maquillaje : Barbara Kelly, John Caglione Jr.
    Música : Peter Gabriel
    Montaje : Gerry Hambling
    Montaje de sonido : Eddy Joseph, Peter Pennell
    Sonido : David MacMillan, David MacMillan
    Efectos especiales : Cliff Wenger
    Ayudante (s) de dirección : Chris Soldo, Tom Davis
    Duración : 120 mn
   
     
    Matthew Modine
Nicolas Cage
John Harkins
Sandy Baron
Karen Young
George Buck
Dolores Sage
Crystal Field
Bruno Kirby
   
   
    Desde temprana edad, un ex combatiente de la Guerra del vietnam que reside en la actualidad en uno de los barrios marginales de Filadelfia, asume el mote de “Birdy” por su deseo irrefrenable por volar. Una obstinación que tan sólo comparte con su amigo Al Columbato, asimismo destacado en el país surasiático cuando se había alistado para hacer la mili. Para ellos, sus ansías por poder volar sirve de terapia para abstraerse de las pesadillas que les invade al rememorar su estancia en Vietnam.
   
   
   

VOLANDO LIBRE
 
Por Lluís Nasarre
Birdy (1984) resulta la adaptación cinematográfica de la novela escrita por William Wharton en 1978. Como film es un ejercicio audaz merced a la brillante adaptación concebida por Sandy Kroopf y Jack Behr donde se conjugan de un modo admirable tanto el desarrollo de las percepciones subjetivas así como la relación entre un par de muchachos, habitantes de un mundo en el que sus anhelos e inquietudes tenderán a ser devastados. Amistad, (des)ilusiones, supervivencia y violaciones de la condición humana se dan de la mano para que Alan Parker, nos lo brinde a través de sus imágenes mediante idéntica pulsión nerviosa que dieron fe y forma a películas como El expreso de medianoche (1978),  El corazón del Ángel (1987) o Arde Mississippi (1988).
Al (phonse) y Birdy son dos jóvenes originales de los barrios marginales del sur de Filadelfia. Barrios maltratados por el óxido y las ruinas. Al iniciarse el film ambos se han visto “obligados” a regresar de la contienda del Vietnam como víctimas del conflicto armado. En un primer momento apercibimos que las secuelas que presenta Al, son un rostro desfigurado y una pierna herida difiriendo de las de Birdy, el cual, aunque no son físicas, lleva tres meses internado en un hospital psiquiátrico del Ejército y no ha dicho una palabra. Es más, su catatónico comportamiento es tan extraño, que los doctores ven en él claros síntomas de desequilibrio emocional. Un desequilibrio que pretenden reparar con la intervención de Al, para que este intente insertar algo de luz y sentido en el comportamiento de su amigo. A partir de aquí Birdy juega a los flashbacks. A los saltos temporales que nos han de retrotraer a ambos protagonistas cursando secundaria y vehiculándose cada uno de forma diferente. Y en las diferencias entre ambos se capitaliza el corazón de la película. Porque, será ese eclecticismo formal el que provoque su relación, ya que, mientras Al (Nicholas Cage) es un personaje fanfarrón con una necesidad constante de reafirmación personal al reposar sus raíces en un hogar encabezado por un padre violento que le somete constantemente y con unas agitaciones que, en muchas ocasiones, se vehiculan entre efímeros coqueteos con púberes muchachitas, Birdy (Matthew Modine) en cambio es un solitario. Un muchacho introspectivo y soñador que va edificando su mundo mediante una imaginación que constantemente se enfrenta a una madre opresiva y al desagravio e indiferencia de sus compañeros. Empero, siendo uno el yin y el otro el yang, Birdy y Al se hacen amigos.
    Alternando las imágenes del sanatorio donde poco a poco notamos como los problemas de Al también son emocionales, Parker, mediante saltos temporales al pasado teñidos de luz dorada, va diseñando el personaje de Birdy. Modine que lleva a cabo una interpretación extraordinaria se mete en la piel de un muchacho que está fascinado con los pájaros. En el patio trasero de su casa, en lo alto de un árbol, construye una jaula para palomas… y confecciona trajes de plumas tanto para él como para Al, para que puedan acercarse a las aves sin asustarlas. Alcanza tal punto su obsesión por ellos que, en una escena en lo alto de un edificio derruido donde anidan las palomas, al intentar cazarlas, Birdy se precipita al vacio. Accidente que se salda sin daños físicos de mención pero con la (asunción) voluntad obsesiva de, ahora sí, volar. A renglón seguido y como coda anecdótica, compran en coche en un chatarrero que reparan para poder ir a Atlantic City y llevar a cabo actividades que hacen los jóvenes de su edad. Al seduce a una chica y Birdy, sin prestar mucha atención a la acompañante femenina que le ha tocado, disfruta más en sus paseos en la montaña rusa donde, con su comportamiento, va acrecentando su sueño de volar. Después se comprará un canario y, a pesar de los perjuicios de su madre, construirá una jaula en su habitación, creando un mundo alternativo donde poco a poco va dando forma cada vez más, de un modo sistemático y peculiar, a sus sueños y su voluntad de libertad. Contemplando a los canarios, ya que al primero, una hembra, le ha añadido un macho, irá brotando tal trascendencia anímica que le será muy difícil expresarla con palabras. Situación que ocasionará que (progresivamente) se vaya alejando más de Al y retornando a aquel punto de partida anterior al inicio de su relación con la salvedad, merced a la puesta en escena de Parker, que esta vez el excluido pasará a ser Al y no Birdy. Y aparece Vietnam. La siguiente separación/escisión que ha de marcarles a ambos. Tanto, que en su posterior reencuentro nada es ya lo mismo. Al debe someterse a una operación de cirugía plástica que recomponga su rostro y Birdy se encuentra en una habitación desnuda, unas veces arrinconado y agachado en las esquina y otras “posado” a los pies de su cama y con la mirada fija en la enrejada ventana. Y en este nuevo escenario, Parker articula el otro hilo argumental de su película. En él, Al (al que Cage dota de una cuidada intensidad dramática que ha ido perdiendo en sus trabajos más actuales) intenta, denodadamente, llegar hasta su amigo, hablándole del pasado, intentando que abandone esa fijación por los pájaros y vuelva a ese mundo que les envuelve. Una terapia que provoca la contrapartida de desestabilizar a Al. Con Birdy (film) y a través de Birdy (personaje) Alan Parker nos oferta no uno sino dos personajes extraordinarios que, con su comportamiento, encuentran una única manera para lidiar con las decepciones y las injusticias de la vida. Es más, es a raíz del comportamiento de Birdy, que Al se descubre a sí mismo como un niño / hombre con necesidad de madurar y de encontrar su lugar en un mundo que pretende encantador y amable y que constantemente está desafiando su vulnerabilidad.
   Birdy, auxiliado por una puntuación inquietante servida por la banda sonora de Peter Gabriel (en su primer trabajo cinematográfico el ex líder de Genesis) respaldando tanto las esperanzas como las pesadillas de los dos personajes así como la surrealista cinematografía del operador Michael Seresin,alterna el pasado y el presente y en todo momento procura evitar ese suceso crucial que parece dar sentido a la historia. La guerra del Vietnam. Mediante evocaciones de carácter cronológico iremos descubriendo la vida de ambos protagonistas. En un primer momento, y habiendo conocido a los personajes en el presente, las intenciones de Parker nos hacen presumir que con ese modo de narrar, el director de Evita (1996) parece querer explicarnos (principalmente) las razones de la locura de Birdy. La presencia de Al, su comportamiento en todo momento, van a ir acentuando los rasgos solitarios del personaje de Modine. Pero Parker no pretende eso únicamente. En su tapiz dramático hay espacio para más frentes. Sumando a las predisposiciones malsanas y consecuencias fatales de los efectos del horror de la guerra, Parker, con obstinación, trata de hacernos entender el porqué del comportamiento de Birdy. Recordemos que cuando lo conocemos como adolescente su proceder ya apuntaba esos signos en su comportamiento. Birdy no necesita de la guerra para su obsesión con los pájaros. Birdy representa la liberación del ser humano. Liberación de las cadenas impuestas por la sociedad en forma de integración social, intervención en la guerra, integración profesional…Parker/Birdy desean escapar de todo ello y, con la figura de los pájaros, su sentido metafórico, puede (pretende) huir de todo ello. Nadie quiere vivir en una jaula.
   Es curioso comprobar cómo siendo Birdy un producto made in Hollywood consigue transpirar en sus imágenes una sensibilidad extraordinaria, mas apegada a la idiosincrasia europea que a la americana. Como también es curioso que, Alan Parker (del mismo modo que los hermanos Ridley y Tony Scott) procedente del campo de la publicidad haya logrado introducir —con éxito— su modo de hacer cine en la estética hollywodense. Un cine apegado a la inclinación versus el lenguaje visual. Mediante imágenes que seducen al espectador al tener mucho que decir. Un ejemplo de ello puede ser los instantes de un Birdy acurrucado y desnudo en el suelo de su habitación, arropado por una luz azul, reiterando su sensibilidad en una realidad que no le acepta. Y esa reiteración es la que Cage al final alcanza a comprender. Birdy, con su proceder siendo sincero consigo mismo, resulta más honesto con Al, que todos los doctores que les atienden.
   Al final, Al acurruca a su amigo entre sus brazos. Su enojado monólogo es triste y desesperado. Sin embargo reafirma su amistad hacia Birdy y maldice al mundo por violarlos, masacrando sus esperanzas de futuro. Birdy dice un par de palabras y parece retornar a ¿la realidad? Huyen de la celda y llegan hasta el techo del hospital donde intentarán/llevaran a cabo una última aventura de vuelo y libertad. Tal acto de exaltación en un final maravilloso, le confiere a Birdy los galones necesarios para convertirse en uno de los trabajos cinematográficos más arriesgados y sugerentes del último tercio del pasado siglo XX.
   
     
Comprar en amazon.es
   
Características DVD: Contenidos: 
Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Trailer de cine / Filmografías. Formato: Pal Widescreen 1.85:1, 16:9. Idiomas: Castellano, Inglés, Francés, Alemán e Italiano. Subtítulos: Castellano, Inglés, Alemán, Italiano, Francés, Portugués, Griego, Holandés, Noruego, Sueco, Finlandés, Finlandés, Checo, Danés y Polaco. Duración: 116 mn. Distribuidora: Columbia Tristar Home Video.
   
   
     
Comprar en amazon.es
   

BIRDY (1984)
Peter Gabriel
Geffen Records GEFD 24070. Duración: 35:37.

   
       
   

Ver comentarios

Valoración media: 5,6

Comentarios: 50   (Ver)

Total de votos: 51


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar