Ampliar imagen
   
El héroe anda suelto
Targets
     
    Director (es) : Peter Bogdanovich
    Año : 1967
    País (es) : USA
    Género : Drama
    Compañía productora : Saticoy Productions para Paramount
    Productor (es) : Peter Bogdanovich
    Productor (es) asociado (s) : Daniel Selznick
    Guionista (s) : Peter Bogdanovich, Samuel Fuller(no acreditado)
    Guión basado en : una historia de Polly Platt y Peter Bogdanovich
    Fotografía : Laszlo Kovacs en PathéColor
    Diseño de producción : Polly Platt
    Maquillaje : Scott Hamilton
    Montaje : Peter Bogdanovich
    Montaje de sonido : Verna Fields
    Ayudante (s) de dirección : Gilles De Turenne
    Duración : 90 mn
   
     
    Boris Karloff
Tim O'Kelly
Nancy Hsueh
Sandy Baron
Arthur Peterson
Mary Jackson
Monty Landis
Peter Bogdanovich
Paul Condylis
Tanya Morgan
Frank Marshall
   
   
    El anuncio de la retirada de Byron Orlok, estrella cinematográfica de origen centroeuropeo especializado en el género de terror, provoca el descontento del que había sido su productor en sus últimos films, y del director Sammy Michaels. A partir de entonces, Orlok pasa a gozar de una vida placentera alejada de los platós, pero desconoce que Bobby Thompson, un joven psicópata le ha elegido como uno de sus principales objetivos. Después de hacer el seguimiento sobre Orlok, Thompson retorna a su casa donde le espera una dura realidad: su esposa Ilene está a punto de abandonarle. Contrariado por esta situación, Bobby se despierta a la mañana siguiente con la intención de asesinar a Ilene y a su propia madre. Es entonces cuando Bobby Thompson experimenta un estado de locura que le lleva no tan sólo a atentar contra su propia familia, sino también a la población en general y a Orlok en particular empleando un rifle con mira telescópica.
   
   
   

DEATH FROM ABOVE
 
Por Adrián Sánchez
«Mira, Boris Karloff acaba de hacer una película conmigo llamada The Terror y parte del trato es que todavía me debe dos días. Esto es lo que quiero que hagas: rueda con Karloff durante dos días. Consígueme unos veinte minutos de metraje. Luego toma unos veinte minutos de Karloff de The Terror, rueda otros cuarenta minutos con algunos otros actores, ponlo todo junto, y ¡ya tengo una película nueva de Karloff!» (Roger Corman)
Así es cono nació El héroe anda suelto. Así se trabajaba en las condiciones de Roger Corman. Bogdanovich llevaba un tiempo con el productor, incluso había escrito rodado y montado ya algo de Los ángeles del infierno, una película de moteros con Peter Fonda que fue un estrepitoso éxito. La manera de Corman de premiar a sus discípulos era dándoles unos días, unos metros de película y libertada para que hiciesen lo que quisiesen dentro de unos mínimos. Es este caso, una película de Karloff. El golpe de genio de Bogdanovich fue darle a todo aquello un giro metatextual, donde Karloff era una versión de sí mismo que en pocos días estrenaba nueva película, ese metraje extra de The Terror; en paralelo, el horror de película, el inocente gótico de la pantalla se veía contrapuesto a un horror real dentro de una extraña narrativa dual que convergía en la parte final
El héroe anda suelto logra una aleación inverosímil de homenaje y reflexión cinéfila y escalofriante, minucioso, retrato psicológico de similar profundidad y precisión que El estrangulador de Boston. Casi la práctica totalidad de la obra de Bogdanovich es cinefilia, es referencialidad, cita, variaciones y espejos, pero en ninguna los reflejos son como en El héroe anda suelto. Su relato es el de la patología nacional de la América del Vietnam en el mismo momento en el cual esta se desvelaba, se expandía. En El héroe anda suelto, la pantalla, las películas, las imágenes y sus iconos Targets no solo son el marco temático, la excusa melancólica o la reverencia fetichista, sino que aparecen como un material de reflexión y casi una verdadera religión sobre la que recae el poder incluso de detener al mal. Bogdanovich además, no cae la esterilidad cerebral o en la pose “autorista”, sino que mantiene la película en una tensión ejemplar, de serie-b a la que pertenece sin coartadas.
El héroe anda suelto funciona como relato violento, con una sensación acuciante de tragedia inminente, de lo inevitable, pero al tiempo su construcción, sus imágenes y texturas están pensadas. Las partes con Karloff tienen calidez, desde el color al estilo formal desenvuelto, con el propio Bogdanovich como el joven director que idolatra al mito a quien acaba de dirigir en una de sus películas decadentes. Hay ternura hacia Karloff, hacia su posición en un cine que desaparece y al cual ha estado atado toda su vida descendiente más y más en el escalafón de producción. Bogdanovich lo retrata siempre con respeto y calidez, en los colores, en los encuadres. Frente a él, un trasunto de Charles Whitman, quien en 1966 se subió con un rifle a la azotea del edificio de la Universidad de Texas y comenzó a disparar contra la gente. Mató a 15 personas e hirió a más de 30. Un marine y su fusil, como dice el sargento instructor Hartman en La chaqueta metálica. Bogdanovich lo filma con un desapasionamiento gélido, casi en dos dimensiones contra paredes blancas y paisajes inanes. Un cuerpo y una mente alienados
Lo que hace tan espeluznante a Bobby Thompson es su normalidad. Tim O´Kelly le presta su perfecta tipología americana y no pierde su sonrisa de buen chico a lo Norman Rockwell ni cometiendo las mayores atrocidades. Es el all-american boy que un día decide matar a toda su familia y luego subirse a un silo y disparar indiscriminadamente contra lo que se mueva. La indiferencia, esa distancia perturbadora y la arbitrariedad de los actos es lo que hace su violencia tan estremecedora. Bogdanovich logra desde una presentación una sensación incomodísima, la de ver algo raro y no poder cambiarlo; un efecto siniestro, la otredad transmitida desde una planificación simple, despojada, que nos coloca frente al estado alterado del personaje su extrañamiento, su no-pertenencia. La escena del asesinato de su esposa y suegros resulta espeluznante, el corolario de todo este dispositivo: simplemente ocurre y la cámara permanece impasible obligando a mirar la perfección de sus encuadres, la pulcritud alienígena de la muerte.
Y al final, el encuentro:
«Estaba más preocupado por esa escena que por cualquier otra cosa en la película. Pensaba que se iban a reír de nosotros. La idea fue de Sam Fuller. Sam tiene una forma más simple, más básica acercarse a una historia que yo. Al principio, encontraba la escena difícil de creer. Entonces lo abracé como algo maravillosamente melodramático. Por supuesto, toda la escena del autocine es una lucha ilusión-realidad. El chico disparando a través de la pantalla es como la realidad rompiendo la ilusión. Originalmente, quería rodar todo lo del autocine desde arriba de la tienda de dulces. Lentamente, la cámara comenzaría a moverse hacia la pantalla. Iba a entrar en ella completamente y entonces se vería el arma asomando a través de la tela. No pudimos hacerlo, porque era demasiado complicado. Lo que quedó fue un apaño que se hizo por corte. Pero la idea era la misma: mirar en una ilusión y de ella surge esta dura realidad. Creo que se puede decir que traté de intelectualizar el momento para mí. Tuve que decir: "¿qué estoy haciendo con esto?" Me parecía que era cursi y melodramático, pero también muy teatral y efectivo. Así durante toda la película, a través de la imagen y el argumento traté de que condujera hasta ahí. Por eso creo que funciona. Un crítico hizo una puntualización interesante. Dijo que pensaba que el final no estaba destinado a ser realista. Que era mi manera de decir que el arte triunfaría sobre la realidad. Aunque realmente no tenía esos en mente creo que era una forma muy agradable de leer el final. Karloff gana en la película porque yo quería que lo hiciera.» (1)
 

 
(1) Peter Bogdanovich, Interviews, Peter Tonguette y Peter Prescott,University Press of Mississippi, 2013.
   
     
Comprar en dvdgo.com
   


Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Comentario por el Director Peter Bogdanovich / El Héroe Anda Suelto - Una Introducción por Peter Bogdanovich. Formato: Pal 1.78:1. Idiomas: Castellano, Inglés, Francés, Alemán e Italiano. Subtítulos: Castellano, Inglés, Árabe, Búlgaro, Croata, Checo, Danés, Holandés, Finlandés, Francés, Alemán, Griego, Hebreo, Húngaro, Islandés, Italiano, Noruego, Polaco, Portugués, Rumano, Serbio, Esloveno, Sueco, Turco e Inglés para sordos. Duración: 86 mn. Distribuidora: Paramount.


   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 0

Comentarios: 0

Total de votos: 0


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar