Ampliar imagen
   
El honor de los Prizzi
Prizzi's Honor
     
    Director (es) : John Huston
    Año : 1985
    País (es) : USA
    Género : Comedia
    Compañía productora : ABC Motion Pictures para Twentieh Century-FOX
    Productor (es) : John Foreman
    Productor (es) ejecutivo (s) : Dannis L. Judd
    Productor (es) asociado (s) : Laila Nabulsi
    Compañía distribuidora : Union Films
    Guionista (s) : Richard Condon, Janet Roach
    Guión basado en : La novela de Richard Condon
    Fotografía : Andrzej Bartkowiak en Color DeLuxe y Panavision
    Diseño de producción : J. Dennis Washington
    Director (es) artistico (s) : Michael Helmy, Tracy Bousman
    Decorados : Bruce Weintraub
    Maquillaje : Mark Reedall, Tom Case, Mickey Scott, Guy Janno
    Música : Alex North
    Montaje : Rudi Fehr, Kaja Fehr
    Sonido : Dennis Maitland, Kim Maitland, John S. Perry
    Ayudante (s) de dirección : Benjy Rosenberg, Christopher Griffin
    Duración : 129 mn
   
     
    Jack Nicholson
Kathleen Turner
Robert Loggia
William Hickey
John Randolph
Lee Richardson
Michael Lombard
Anjelica Huston
Lawrence Tierney
Joseph Ruskin
Vic Polizos
Sully Boyar
Antonio Vázquez
Seth Allen
   
   
    Charley Pantana es un asesino al servicio de una de las familias más poderosas de la Mafia. Entre el amor que la hija del Don siente por él, se va a interponer una enigmática rubia lamada Irene Walker. Es una asesina a sueldo contratada por los Prizzi para liquidar a quien les ha traicionado. Nunca el amor fue tan doloroso como cuando a estos dos pistoleros, enamorados, se les encarga su misión más importante: asesinarse uno al otro.
   
   
   

AMOR A «TRAICIÓN»
 
Por Albert Galera
Penúltima película del gran John Huston, El honor de los Prizzi —adaptación de una novela de Richard Condon, asimismo artífice de The Manchurian Candidate que se llevó a la gran pantalla en dos ocasiones— es una obra irresistible que hay que ver y disfrutar desde su premisa de irónica visión acerca de las «familias» de ítaloamericanos y sus entresijos mafiosos. De hecho, esta sarcástica crónica de los Prizzi y de sus dos hombres de confianza (padre e hijo Partanna) colocó uno de los principales cimientos de lo que hoy en día se ha consolidado como desprejuiciada mirada acerca de los cánones sagrados del mundo de la mafia y las interioridades de sus principales protagonistas. El relevo a semejante premisa, lo han tomado producciones de gran calidad como la televisiva Los Soprano, pero también apuestas mucho más discutibles e incluso de resultados más bien burdos, como los binomios formados por Una terapia peligrosa (1999) y Otra terapia peligrosa ¡Recaída total! (2002), y el formado por Falsas apariencias (2000) y Más falsas apariencias (2004). Evidentemente, a diferencia de estas comedias más bien pueriles —dejando Los Soprano al margen—, El honor de los Prizzi sabe reírse con clase y en su justa medida, porque por otro lado no deja de ser un riguroso estudio sobre los anclajes que fundamentan el comportamiento de los miembros de una «familia» situada en lo más alto del prestigio de poder correspondiente a su particular submundo corrupto y a sus complejos códigos de honor.
A diferencia de otros títulos realizados en los años ochenta, el actual visionado de esta película sigue resultando altamente gratificante, gracias a la encomiable solidez de su guión y al magnífico equilibrio de todo el reparto, empezando por la química existente entre Jack Nicholson y Kathleen Turner, para completarse con un resto de elenco sencillamente modélico. Para el recuerdo imborrable queda el trabajo de Anjelica Huston en la mejor interpretación de su carrera, con Oscar® a la mejor secundaria incluido —la única estatuilla de las ocho nominaciones obtenidas— y recitando algunas de las mejores escenas y diálogos del film, como su primera y explosiva aparición, la doblemente intencionada seducción hacia el personaje de Nicholson, la lasciva actitud enfrentándose a su padre durante una cena entre ambos, o protagonizando en solitario el último y sensacional plano del film.
   Además de la disección sobre los entresijos de la mafia italiana de Nueva York, El honor de los Prizzi también se puede entender como la crónica de un amor imposible cuyas consecuencias son carentes de cualquier tipo de viabilidad. El amor, y más exactamente la pasión surgida entre los dos principales protagonistas, condena el peso de sus actos y oscurece su mutuo futuro. Los constantes viajes entre Nueva York y Los Ángeles, expuesto mediante un mismo plano de un avión en pleno vuelo, se muestra como afortunado contraste de intenciones en relación al comportamiento de ambos personajes: Charley (Jack Nicholson) se muestra estricto y condicionado a los parámetros marcos por la familia Prizzi y especialmente por el «padrino» Conrado Prizzi —memorable William Hickey—, mientras que sus efusivos y repentinos viajes hacia Los Ángeles nos muestra un personaje de compartimiento mucho más liberado y apasionado. En cambio, la enigmática Irene Walker (Kathleen Turner) consigue mantener su dualidad con mucho más rigor y es difícil sospechar sobre su inusitada frialdad
   Para redondear la puesta en escena del jugoso guión, Huston se reunió de un equipo excelente, tanto a nivel artístico como técnico, en cuyo apartado es de justicia destacar el trabajo de los montadores —padre e hija— Rudi y Kaja Fehr, la cuidadísima fotografía de Andrzej Bartkowiak y la partitura del maestro Alex North, todo un lujo de banda sonora.•
   
     
Comprar en fnac.es
   


Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas. Formato:  4:3.  Idiomas:  Inglés y Castellano. Subtítulos: Castellano. Duración:130 mn. Distribuidora:  Suevia Films. Fecha de lanzamiento: 15 de septiembre de 2009. 

 

   
       
   

Ver comentarios

Valoración media: 5,2

Comentarios: 50   (Ver)

Total de votos: 51


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar