foto no disponible
   
Al azar de Baltasar
Au Hasard Balthazar
     
    Director (es) : Robert Bresson
    Año : 1966
    País (es) : FRA
    Género : Comedia dramática
    Compañía productora : Argos Films/Parc Films/Athos Film/Svensk Filmindustri
    Productor (es) : Anatole Dauman, Mag Bodard
    Guionista (s) : Robert Bresson
    Fotografía : Ghislain Cloquet
    Decorados : Pierre Charbonnier
    Vestuario : Dominique Ribeyrolle
    Música : Franz Schubert
    Montaje : Raymond Lamy
    Sonido : Antoine Archimbaut
    Ayudante (s) de dirección : Jacques Kébadian, Sven Frostenson, Claude Miller
    Duración : 95 mn
   
     
    Anne Wiazernsky
François Lafarge
Philippe Asselin
Walter Green
François Sullerot
Natalie Joyaut
M. C. Frémont
Jean-Claude Guilbert
Pierre Klossowski
Jean Remignard
Tord Paag
Remy Brozeck
   
   
    En una región rural de Francia, el burrito Baltasar es comprado por el padre de Marie. Durante los primeros años, se convierte en inseparable compañero de juegos infantiles, rodeado de la alegría y la inocencia de los niños. Sin embargo, con el paso del tiempo, las apacibles vidas de la muchacha y del animal se complican a causa de su progresiva vinculación con el mundo de los adultos. En lo sucesivo, los trágicos destinos de ambos transcurrirán de manera paralela e indisociable: mientras que Marie se convierte en víctima de numerosas humillaciones a manos de los adolescentes del pueblo, Baltasar es adquirido por diferentes amos que lo maltratan utilizándolo como bestia de carga.
   
   
   

EL TRÁNSITO A LA MADUREZ
 
Por Carlos Giménez Soria
La obra cinematográfica de Robert Bresson siempre estuvo caracterizada por una postura cristiana de tendencia marcadamente jansenista. Por consiguiente, el estilo visual de este singular realizador derivó hacia una puesta en escena declaradamente ascética, presente a lo largo de los trece largometrajes rodados entre 1943 y 1983. Aunque sus adaptaciones de novelas del escritor católico Georges Bernanos —Le journal d'un curé de campagne (1951) y Mouchette (1967)— destacan de manera especial entre sus piezas fílmicas debido a su particular concepción de la gracia divina, existen otras películas suyas enormemente representativas de la religiosidad propia del universo creativo de Bresson. Al margen de ciertas producciones centradas específicamente en contextos eclesiásticos —como, por ejemplo, Les anges du péché  (1943) o Le procés de Jeanne d'Arc (1963)—, el cineasta francés llevó a cabo proyectos profundamente personales y definitorios de su visión espiritual respecto a la condición humana, en base a argumentos y guiones originales, carentes de cualquier substrato literario e incluso de referentes históricos. Sin ir más lejos, tal es el caso de esta espléndida cinta protagonizada, en su mayor parte, por la figura de un inocente asno sometido a la crueldad de las personas: Al azar, Baltasar (1966), que supuso el debut de la joven actriz y posterior novelista Anne Wiazemsky, casada durante más de una década (1967-1979) con Jean-Luc Godard, el enfant terrible de la Nouvelle Vague, y nieta del escritor François Mauriac, Premio Nobel de Literatura en 1952. De familia aristócrata, esta intérprete francesa de origen germano-ruso publicó en 2007 un libro autobiográfico basado en su experiencia como protagonista femenina del film de Robert Bresson a la temprana edad de 18 años: La joven (Jeune fille, título del original galo impreso en la célebre editorial Gallimard).
   Las desventuras del burro Baltasar constituyen el recorrido existencial de un personaje incapaz de comunicar su alegría o sufrimiento de manera verbal. Sus vicisitudes son un reflejo de las diferentes etapas del ciclo vital, cuyas características distintivas aparecen retratadas en relación a su vínculo con las personas. De ese modo, el asno descubre la ternura de la infancia en compañía de la pequeña Marie y sus amistades estivales. En primer lugar, los niños simulan una ceremonia de bautismo para conceder un nombre al animal, que se convertirá así en su compinche de juegos durante las vacaciones. Sin embargo, los años transcurren con rapidez y Baltasar es desplazado del lugar que ocupaba inicialmente: la mascota infantil se transforma en bestia de carga que arrastra incesantemente un carro de transporte. De manera paralela, la adolescencia de Marie también se vuelve trágica cuando empieza a sufrir determinados episodios que generan en ella un estado de alienación similar al que padecerá Mouchette, la chica protagonista del siguiente film de Bresson. Mientras trata de prolongar su feliz pasado junto al asno, la joven experimenta un difícil periodo de pubertad, debido a la incomprensión y al duro trato que recibe por parte de sus propios padres. Al mismo tiempo, se ve escindida entre el amor que siente hacia Jacques, su compañero de la niñez, y la atención que le dedica Gérard, un muchacho pendenciero que trata de aprovecharse de ella. Tras el proceso de humillación que padece a manos de este último y su grupo de amigos, la situación de Marie se equipara nuevamente con las vivencias del asno: la crueldad psicológica que se inflige sobre esta figura femenina es comparada con el maltrato físico que recibe el indefenso animal, azotado continuamente por sus distintos propietarios.
   Como señala el crítico y cineasta norteamericano Paul Schrader, la película prolonga desde la perspectiva religiosa la metáfora de la prisión presente en el ciclo de largometrajes filmado por Robert Bresson en torno a los temas del cautiverio y la liberación espiritual (El estilo trascendental en el cine: Ozu, Bresson, Dreyer, Madrid, Ediciones JC, 2008, p.80), conjunto compuesto por el citado Diario de un cura rural, Un condenado a muerte se ha escapado (1956), Pickpocket (1959) y la cinta también mencionada anteriormente Le procés de Jeanne d'Arc. A pesar de todo, la libre voluntad no es una realidad posible para un animal de carga como Baltasar, sometido siempre al yugo de la decisión del amo: por lo tanto, su consecución de la libertad sólo podrá darse después de su muerte final, pero jamás durante la existencia terrenal. Por el contrario, Marie logra la superación de ese estado de encerramiento después de la madurez adquirida como consecuencia de la vejación a que es involuntariamente sometida. Bajo ese punto de vista, el fallecimiento del asno guarda una estrecha relación con la definitiva ruptura de la chica con los recuerdos de infancia,  representados por el malogrado Baltasar.
   Con una extraordinaria fotografía en blanco y negro a cargo de Ghislain Cloquet —el técnico que concluyó la labor de iluminación de Tess (1979) tras la muerte de Geoffrey Unsworth durante el rodaje—, esta magnífica pieza exhibe la austeridad formal propia de los cintas filmadas por su autor, elemento que contribuye de manera decisiva a la interpretación ascética que durante décadas se ha efectuado sobre la obra cinematográfica del desaparecido realizador francés. El empleo de la Sonata nº20 de Franz Schubert a modo de subrayado musical enfatiza con extrema delicadeza la amargura de los momentos más dramáticos de Al azar, Baltasar. Dos años después de su realización, Bresson descubrió a otra joven promesa de la gran pantalla a través de una personal adaptación de La mansa, una novela corta escrita por Fiodor Dostoievsky en 1876. En esta ocasión, se trató de la actriz francesa Dominique Sanda, quien también debutó a los dieciocho años protagonizando Une femme douce (1969), la primera producción en color rodada por este prestigioso cineasta galo. No obstante, Sanda consiguió una mayor proyección internacional que Wiazemsky, gracias a su aparición en coproducciones europeas como Novecento (1976) y Más allá del bien y del mal (1977), así como en diversos proyectos dirigidos por importantes cineastas norteamericanos como El hombre de Mackintosh (1973 ) y Sueños prohibidos (1973).•
   
     
Comprar en fnac.es
   


Características BD y DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas. Formato:  16:9, 1.66:1. Idiomas:  Francés. Subtítulos: Castellano. Duración: 95 mn. Distribuidora:  A Contracorriente. Fecha de lanzamiento: 13 de diciembre de 2016.  

   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 8,0

Comentarios: 0

Total de votos: 1


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar