Ampliar imagen
   
Horizontes de grandeza
The Big Country
     
    Director (es) : William Wyler
    Año : 1958
    País (es) : USA
    Género : Western-Drama
    Compañía productora : Anthony-World Wide para United Artists
    Productor (es) : William Wyler, Gregory Peck
    Guionista (s) : James R. Webb, Sy Bartlett, Robert Wilder
    Guión basado en : la novela de Donald Hamilton, adaptada por Jessamyn West y Robert Wyler
    Fotografía : Franz Planer en Technirama y Technicolor
    Director (es) artistico (s) : Frank Hotaling
    Decorados : Edward G. Boyle
    Vestuario : Emile Santiago, Yvonne Wood
    Maquillaje : Dan Greenway, Harry Maret
    Música : Jerome Moross
    Montaje : Robert Swink, Robert A. Belcher, John Faure
    Montaje de sonido : Del Harris
    Sonido : John Kean, Roger Heman
    Ayudante (s) de dirección : Ivan Volkman, Ray Gosnell Jr.
    Títulos de crédito : Saul Bass
    Duración : 166 mn
   
     
    Gregory Peck
Jean Simmons
Carroll Baker
Charles Bickford
Charlton Heston
Burl Ives
Alfonso Bedoya
Chuck Connors
Chuck Hayward
Buff Brady
   
   
    Apremiados por la movilización del ejército chino, un contingente de ciudadanos, mayoritariamente británicos, son trasladados al aeropuerto de Bakul con destino a Londres. A lo largo del trayecto, el avión sufre un accidente, y tan solo logran sobrevivir cinco pasajeros, el diplomático Robert Conway, la bailarina Gloria Stone y su hermano George, el financiero Henry Barnard y el paleontólogo Alexander Lovett. El siniestro se produce en un recóndito lugar de la geografía tibetana, aunque por fortuna encuentran rastros de civilización en una especie de monasterio llamado Sangri-La. Al poco tiempo de su estancia, los cinco supervivientes descubren que se hallan en un idílico paraje, con una forma de vida idealizada, cuyo máximo artífice es el anciano Gran Lama.
   
   
   

   
     
Comprar en dvdgo.com
   
Características DVD: Contenidos:
Menús interactivos / Acceso directo a escenas. Formato: Pal Widescreen 2.35:1, 16:9. Idiomas: Castellano, Inglés, Francés e Italiano. Subtítulos: Castellano, Francés, Italiano, Inglés, Alemán, Holandés, Sueco, Noruego, Danés, Inglés para sordos y Alemán para sordos. Duración: 150 mn. Distribuidora: Twentieth Century Fox.
   
   
     
Comprar en screenarchives.com
   

THE BIG COUNTRY (1958)
Jerome Moross
La-La Land Records LLLCD 1055, 2007. Duración: 72:35.

COMENTARIO (Por Roberto Cueto): Aunque Aaron Copland llevara dos décadas desarrollando un esti­lo musical específicamente americano, el western iba asimilando con reticencias y lentitud tal lenguaje. Incluso los trabajos de Tiomkin en la década —más orientados hacia la balada o el folclo­re mexicano— continuaban teniendo una textura y tratamiento orquestal más cercanos a la escuela europea. De hecho, quizá el western no encontró su estilo propio —al menos no a tal escala como para ser asimilado definitivamente por el gran público y crear un escuela— hasta la monumental partitura de Jerome Moross para Horizontes de grandeza (1): es quizá el paradigma por excelencia de la música del género y su estilo ha sido imitado infi­nidad de veces.
No es necesario ver el filme para que la música de Moross evo­que inmediatamente la sensación de «espacio abierto», de inmen­sas llanuras: la técnica de Moross se basa en la asimilación de las melodías folcóricas (pero no en su cita, como haría Copland: los temas del score son todos originales), en su sencillez armónica y en un colorido orquestal luminoso y brillante que intenta expresar en términos específicamente musicales la grandeza del «terreno a con­quistar» del Oeste. En realidad, es un estilo musical que enraiza totalmente con la música no cinematográfica de Moross, que bebe de fuentes similares (2), y que parte de experiencias personales, no estrictamente del seguimiento de las imágenes del filme: «La pri­mera vez que vi la película recordé mi primer viaje al Oeste: viajando en autobús desde Chicago a Los Ángeles quedé tan impresiona­do por las grandes llanuras que paré en Albuquerque, entonces una población de apenas 35.000 personas. Paseé por esas llanuras con la sensación de estar solo en esa inmensidad, con las montañas recortadas al fondo, Cuando compuse los títulos de crédito del filme, vino a mi cabeza sin tener que pensarlo» (3).
   Horizontes de grandeza es un western ampuloso, de grandes proporciones, y la exuberante música de Moross provoca esa sen­sación. Pero en su núcleo se esconde algo más: la verdadera trama del filme es el viaje iniciático, el proceso de aprendizaje de Jim MacKay (Gregory Peck) un hombre del Este para integrarse en una tierra nueva y hostil para él. La música de Moross expresa esa mezcla de excitación y desconcierto ante un mundo de proporcio­nes descomunales y una sociedad regida por otros sistemas de valores, donde la violencia y un arcaico sentido del honor son los moto­res de los personajes.
En ese sentido, los títuios de crédito son modélicos, al sintetizar en apenas tres minutos todo el sentido del filme. Diseñados por Saul Bass, se inician con un plano detalle de las ruedas de una dili­gencia lanzada a toda velocidad: el movimiento circular es acompa­ñado por unas turbulentas figuras en la sección de cuerda, que provocan una vertiginosa sensación de «entrada», de violenta irrupción en un entorno inhabitual. Sobre las cuerdas, fanfarrias enmetales introducen la excepcional melodía central, un auténtico canto a la grandeza del paisaje: para entonces, las imágenes han variado ostensiblemente y vemos cómo, en un gran plano general, la diligencia «rasga» literalmente la superficie de la pradera, la pro­pia horizontalidad y estatismo del encuadre,
   Moross prefiere pintar grandes panoramas con cierto sabor costumbrista que definir personajes (4): la bienvenida que los rudos Hannassey dan a McKay es ilustrada por una deliciosa pieza alegre y juguetona, sostenida por un persistente ritmo que describe un modo de vida más simple y desinhibído. Induso el motivo asocia­do con el personaje de Julie (Jean Simmons) es un desarrollo del tema introducido en las fanfarrias de los genéricos, fundiendo al personaje con el propio entorno en que vive. Pero Moross también sabe mostrar la violencia latente en esa tierra: las frenéticas y per­sistentes figuras rítmicas en toda la secuencia del Cañón Blanco o el dramático momento de la muerte de Buck Hannassey (Chuck Gonnors) muestran a un músico también capaz de conferir iuna dimensión trágica al mero descriptivismo o a un grandilocuente tono épico.
 
 

 (1)
  Tiomkin hizo westerns con tristes canciones rusas en ellos: sus wes­terns eran descripciones de las estepas rusas olas llanuras húngaras, pero Horizontes de grandeza era un western con ritmos y melodías realmente americanos’, explicó el propio Moross en una entrevista radiofónica con Noah Andre Trudeau. Reproducida en Music fnom the Movies, n.° 1, di­ciembre de 1992, pág. 29,
(2)  Compárese el score, por ejemplo, con su Sinfonía 1 (1943) a su Sonata para dos pianos y cuarteto de cuerdas (1975).
(3)  Citado por Palmer, op. cje., pág. 314.
(4)  “Horizontes de grandeza era un filme más bien impersonal”, declaró en la entrevista antes citada, pág. 33.
   
       
   

Ver comentarios

Valoración media: 5,3

Comentarios: 50   (Ver)

Total de votos: 53


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar