Los Rolf, una familia integrada por el matrimonio, el hijo de ambos y una anciana tía del marido, abandona el ajetreo urbano para pasar el verano en una vieja e impresionante mansión del siglo XIX. Con ese cambio, el matrimonio pretende superar la crisis de pareja por la que estan atravesando. Sin embargo, no cuentan con que la casa, que está embrujada, alberga otras intenciones con sus nuevos inquilinos, las cuales se van manifestando con algunos episodios de violencia que van ganando en intensidad. A medida que van transcurriendo los días, Marion, la esposa, que es la encargada de atender a la sra. Allardyce, alojada en una habitación en la parte alta del inmueble, se va tornando cada vez más obsesiva hasta el punto que no deja que ninguno más de los miembros familiares se acerque a la anciana...