Ampliar imagen
   
Crímenes del corazón
Crimes of the Heart
     
    Director (es) : Bruce Beresford
    Año : 1986
    País (es) : USA
    Género : Drama
    Compañía productora : De Laurentiis Entertainment Group
    Productor (es) : Freddie Fields, Arlyne Rothberg, Bill Gerber
    Productor (es) ejecutivo (s) : Burt Sugarman
    Productor (es) asociado (s) : P. K. Fields Zimmerman
    Guionista (s) : Beth Henley
    Guión basado en : en la obra teatral homónima de Beth Henley
    Fotografía : Dante Spinotti en Panavision y Technicolor
    Diseño de producción : Ken Adam
    Director (es) artistico (s) : Ferdinando Giovannoni
    Decorados : Garret Lewis
    Vestuario : Albert Wolsky
    Maquillaje : J. Roy Helland, Kelvin Tregan, Marlies Vallant
    Música : Georges Delerue
    Montaje : Ann Gousaud
    Montaje de sonido : Kay Rose, Victoria Rose Sampson, Jerry Rosenthal
    Sonido : Brue Bizenz
    Ayudante (s) de dirección : Richard Luke Rothschild, Joel Segal
    Duración : 105 mn
   
     
    Diane Keaton
Sissy Spacek
Jessica Lange
Sam Shepard
Tess Harper
David Carpenter
Hurd Hatfield
Beeson Carroll
Tom Mason
Jean Willard
   
   
    En una pequeña y tranquila localidad de la Norteamérica rural viven tres hermanas. Babe MaGrath Botrelle es la única casada de las tres y acaba de disparar a su marido, Zackery, en el estómago, simplemente por que le disgustaba el aspecto de su cónyuge. Por otra parte está Lenny MaGrath, una mujer capaz de cantarse el cumpleaños feliz a si misma en su aniversario y que empieza a preocuparse por su patética vida sexual y su falta de éxito entre los hombres. Por último está Meg MaGrath, que a regresado recientemente a su casa tras probar éxito en Hollywood y fracasar en el intento, ya que tras ejercer como cantante, una crisis nerviosa la relegó a un puesto de trabajo en una empresa de comida de perros. Con estos condicionantes, las tres hermanas vuelven a estar juntas después de mucho tiempo, empezando una nueva vida para todas ellas.
   
   
   

TRES HERMANAS
 
Por Christian Aguilera
El mismo año que asistíamos al estreno de un buen puñado de producciones cinematográficas en que el papel protagonista recaía en mujeres —rompiendo incluso un patrón de conducta habitual dentro del género de terror, como acontece en Alien, el octavo pasajero (1979) en relación al personaje de la teniente Helen Ripley (Sigourney Weaver)—, Elizabeth Becker Henley (n. 1952) escribió su obra teatral Crimes of the Passion. Ya bajo otra «entidad nominal» —la de Crimes of the Heart—, el John Golden Theatre, acogió el estreno en Broadway de su montaje escénico en 1981. Su presencia en la cartelera de la «Meca» teatral de los Estados Unidos se prolongó por espacio de año y medio, reclamando la atención de los espectadores el premio Pulitzer que había obtenido. Por consiguiente, tan solo era cuestión de tiempo que Hollywood armara una producción fundamentada en el texto de Elizabeth Henley, pero buscando su rentabilidad en taquilla a partir de la contratación de un trío de actrices que ganaron en popularidad en aquellos años de profunda transformación en el seno de la industria cinematográfica. En el interín, la compañía de Dino de Laurentiis que había adquirido los derechos de explotación para el medio cinematográfico de la obra seminal de Bentley —determinada a preservar la esencia de su trabajo presentando su propio guión— hubiese podido tomar partido por algunos de los directores norteamericanos que más favorecían a una visión progresista y emancipadora de la mujer en el seno de la sociedad, caso de Herbert Ross, Martin Ritt o Jonathan Demme, quien había dirigido a la futura dramaturga en Swing Shift (1983). No obstante, los ecos del éxito alcanzado por Gracias y favores (1983) aún seguían resonando, y la presencia al frente de la producción del aussie Bruce Beresford podía ser una elección pertinente. Al igual que Tender Mercies, Crimes of the Heart transcurre en un ambiente rural del sur de los Estados Unidos y su epicentro dramático se sitúa justo en un periodo clave, en este caso, en la vida de tres hermanas.
   Si bien se pueden admitir resonancias “chejovianas” a la hora de diseccionar el tejido dramático del que está construido Crimes of the Heart, Beth Henley preferentemente se nutrió de sus propias experiencias durante su juventud en la localidad de Jackson, en el estado de Mississippi. No en vano, Bentley pertenece a una familia numerosa —cuatro hermanas— que había crecido en una localidad situada a unos centenares de quilómetros de Hazlehurst, el municipio que queda consignado en la función teatral. En buena lógica, para edificar la misma Bentley dejó volar la imaginación, presentando un fondo tragicómico —el suicidio de la figura materna y de su mascota, un gato, «para no sentirse sola», del que se hacen eco los periódicos locales— que sirve de motivo para el reagrupamiento familiar. Óbviamente, la formulación en prácticamente un único escenario —la cocina— de los sucesivos montajes teatrales llevados a cabo en distintas plazas de los Estados Unidos, dejó paso a que una mansión sureña de estilo colonial adoptara un «rol» central. Un inmueble que encierra sus propios fantasmas del pasado, y que afectan en singular a la hermana pequeña Babe (Sissy Spacek), coprotagonista de los insertos en forma de flashbacks prestos a reconstruir un episodio en que la joven de cabello cobrizo dispara contra su marido. Una tentativa homicida que la conduce frente a los tribunales, y que lógicamente inquieta a sus hermanas Meg (Jessica Lange) y Lenny Magrath (Diane Keaton). En la medida que sus caracteres resultan disímiles, la relación que cada una de ellas han mantenido con los hombres muestran incluso caras opuestas. Así pues, mientras Meg es señalada por los habitantes del municipio por su comportamiento promiscuo —aunque buscando un anclaje afectivo con el tullido Doc Porter (Sam Shepard, a la sazón esposo de Jessica Lange en la vida real)— Lenny deja al descubierto sus carencias afectivas toda vez que ha sido sometida a un férreo control de naturaleza castradora por parte de su abuelo (Hurd Hatfield). En la evaluación de esos vaivenes emocionales que incriminan a las tres hermanas, ya sea por separado o en conjunto, transcurre una producción que para Beresford, al margen de reforzar su impronta de notable director de actrices y de saber escapar de la tiranía de una realización propia del «teatro filmado» (se permite incluso encuadres de corte barroco tanto para las escenas interiores como las exteriores), empezó a entender la importancia de la composición musical en el engranaje dramático de una ficción cinematográfica. La partitura de Georges Delerue, afinada hacia un sinfonismo dotado de una exuberante melodía, obró el «milagro» en el ánimo de Beresford, quien hasta no hacía demasiado tiempo la música compuesta ex profeso para las imágenes tributaba en un espacio de marginalidad dentro de su cine.•
   
     
Comprar en dvdgo.com
   

Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Trailer / Cómo se hizo / Detrás de las cámaras / Filmografías / Galería de fotos. Formato: Pal Widescreen 1.85:1. Idiomas: Castellano, Inglés, Italiano y Alemán. Subtítulos: Castellano, Alemán, Español, Holandés, Italiano y Portugués. Duración: 100 mn. Distribuidora: Universal Pictures.

   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 6,0

Comentarios: 0

Total de votos: 1


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar