Ampliar imagen
   
Parque Jurásico
Jurassic Park
     
    Director (es) : Steven Spielberg
    Año : 1993
    País (es) : USA
    Género : Aventuras
    Compañía productora : Universal Pictures / Amblin Entertainment
    Productor (es) : Kathleen Kennedy, Gerald R. Molen
    Productor (es) asociado (s) : Lata Ryan, Colin Wilson
    Compañía distribuidora : UIP
    Guionista (s) : Michael Crichton, David Koepp
    Guión basado en : en la novela homónima de Michael Crichton
    Fotografía : Dean Cundey en DeLuxe Color
    Diseño de producción : Rick Carter
    Director (es) artistico (s) : John Bell, William James Teegarden
    Decorados : Jackie Carr
    Maquillaje : Christina Smith
    Música : John Williams
    Montaje : Michael Kahn
    Montaje de sonido : Richard Hymns
    Sonido : Gary Rydstrom
    Efectos especiales : Industrial Light & Magic
    Ayudante (s) de dirección : John T. Kretchmer
    Duración : 127 mn
   
     
    Lord Richard Attenborough
Laura Dern
Sam Neil
Jeff Goldblum
Bob Peck
Martin Ferrero
B. D. Wong
Joseph Mazzello
Ariana Richards
Samuel L. Jackson
Wayne Knight
Gerald R. Molen
Miguel Sandoval
Cameron Thor
   
   
    Unos científicos norteamericanos encabezados por el doctor John Hammond, tienen el privilegio de investigar sobre la reconstrucción de dinosaurios, a partir de técnicas de ingeniería genética. Pero este hito desarrollado en el ámbito científico se vuelve en contra del veterano John Hammond y su equipo cuando los dinosaurios creados a partir del ADN que se conserva intacto en un fósil que data del periodo jurásico, cobran vida. Así pues, se produducen auténticas escenas de pánico entre los responsables del parque creado ex profeso para que el público contemple estas criaturas prehistóricas.
   
   
   

MONSTRUOS DE TIEMPOS REMOTOS 
Por Frederic Soldevila

Aunque para muchos Michael Crichton no deja de ser un simple escritor de best-sellers sin talento, Parque Jurásico demuestra que estamos ante uno de los escritores con mayor inventiva del panorama de la ciencia ficción contemporánea. Sólo a Michael Crichton se le podía haber ocurrido crear una excelente novela con unos personajes tan poco comunes y bien perfilados dramáticamente, y como es costumbre en Michael Crichton se adorna la novela con diversas teorías científicas relacionadas con el tema planteado, envolviéndolo en una trama absorbente que sabe enganchar al lector neófito desde su primera página. La base de la novela es el dilema moral derivado de la utilización de la genética empleada para revivir a los dinosaurios, problemática que se encuentra explotada de manera muy superficial en la adaptación cinematográfica de Steven Spielberg, porque al director lo que le interesó es la confección de una trepidante película de aventuras, objetivo que, por otra parte, se cumplió con creces.  En Jurassic Park novela los dinosaurios eran el pretexto para profundizar en lo peliagudo y frívolo que puede llegar a ser la ingeniería genética, o cómo las investigaciones científicas se realizan hoy en día por un interés puramente comercial, o incluso el peligro que supone una excesiva dependencia de las nuevas tecnologías. Si bien en la película los diálogos del personaje Ian Malcolm (Jeff Goldblum) reflejan muy por encima dichas ideas, Spielberg vio la novela principalmente como una oportunidad de dar un pasó más allá en el cine de los efectos especiales y el entretenimiento masivo. Así la balanza se decanta hacia la creación realista de los dinosaurios, soberbiamente recreados por los efectos digitales, revolucionarios en su momento, que rozan la perfección: la combinación de robótica y ordenador fue espléndida, y en cualquier caso sorprende lo integrados que están en la pantalla.
   El filme omite pasajes interesantísimos que sí vienen en el libro (seguramente por ser muy complicados de realizar, como la persecución del tiranosaurio por el río), y la personalidad de algunos personajes es distinta, un tanto más malévola. Asimismo en la novela los dinosaurios acaban con todos los personajes, e incluso el abuelo de los niños termina por su codicia comido por uno de ellos, algo impensable en el mundo de Spielberg.
   La película, de argumento creo que de sobra conocido, suaviza sus connotaciones más pesimistas en favor de la comercialidad, aunque sin perder los pasajes de tensión e inquietud, y manteniendo, si bien atenuado, el discurso escéptico sobre la ciencia y sus avances (cuando los mismos son gestionados por quienes no deben), en boca siempre del matemático Ian Malcolm. El material literario de partida era muy jugoso, y los guionistas (Crichton y el también director David Koepp son los acreditados como tales) consiguen sintetizarlo sin estropearlo, si bien se dejan fuera pasajes que en la novela tenían gran importancia, e incluyen momentos de humor muy forzado (muchas secuencias terminan con un impertinente comentario sarcástico que da paso a un cambio de escenario o de punto de vista). Un buen ejemplo de la capacidad de síntesis de los guionistas está en la descripción inicial de las instalaciones de InGen, plenamente eficaz, y que no deriva en una aparatosa mostración de tecnología sin más.
   El aspecto más criticado del filme fueron los caracteres de los protagonistas, y algo de razón existe en esta afirmación. Hammond se nos presenta como alguien a quien no le interesan en absoluto las excavaciones, al aparecer en un helicóptero que casi destroza el trabajo que pacientemente están llevando a cabo los paleontólogos. Aparece como una persona bonachona, tanto en la manera de hablar como de moverse, pero que en el fondo compra a la gente para que le ayuden en su interés, es egoísta y lo único que le importa es su parque. Cabe señalar que la razón por la cual los doctores se embarcan en la visita sin casi información es la financiación de tres años más de su excavación, con lo cual se nos dice que la investigación y la ciencia sin la financiación no son nada.
Spielberg sabe mantener el interés de la trama en estos momentos iniciales, pues en ningún momento se nos dice en qué consiste ese parque. Una vez la trama está perfectamente planteada y empiezan las secuencias de acción, la historia se distingue por su ritmo perfectamente planificado, en la que el director alterna, con su efectividad habitual, las trepidantes escenas de acción, entre las que destacan la del tiranosaurio atacando a los coches inmovilizados y la del acoso de los velociraptores a los niños en la cocina del complejo, con las escenas en que se expone la argumentación científica, adoptando formas de film de ciencia ficción, al exponer las sugerentes aproximaciones al proceso de clonación o a la teoría del caos; incluso con escenas de comedia, casi todas ellas protagonizadas por el cáustico personaje interpretado por Jeff Goldblum, o con una ligera trama de espionaje industrial desarrollada en torno al robo de los embriones. De todas formas hay que reconocer, como ya he mencionado, que los personajes son en su mayoría planos e insulsos, con especial mención a los irritantes y caricaturescos niños.
   Muestras de la maestría narrativa de Spielberg la hallamos en momentos en que se nos recuerda que estamos viendo una película y no un documental sobre dinosaurios: es la secuencia donde Malcom, herido en el jeep, nota el movimiento del agua dentro de la huella del T-rex, precediendo al peligro de la venida de este. Este se dirige a un espacio fuera de campo, pero muy próximo a la situación de la cámara, «¿han oído eso?» dirigiendo esa interrogación de forma implícita a los espectadores, en un espectacular travelling hacia delante. Spielberg de esta forma nos situa de inmediato en la secuencia de persecución del rex del coche, donde ahora también viajamos nosotros como asediados, en una planificación que recuerda la empleada en otras películas, como la persecución de vagonetas en la escena de la mina de Indiana Jones y el templo maldito.
   Otra constante en el filme, que al menos se cumple hasta la escapada de los velociraptores, es la contraposición entre seguridad-peligro, mostrando como seguros los espacios cerrados y peligrosos los abiertos, en una aguda inversión de los postulados del cine de terror clásico. Esto se puede notar en la diferencia de la intensidad de luz entre las escenas de interiores o de exteriores. A excepción de la noche que pasan fuera, las secuencias en abierto se muestran muy iluminadas, en cambio las del interior poco iluminadas, o con una iluminación pobre. Esta planificación cambia cuando el peligro se desplaza a los interiores de los edificios (debido al giro argumental que se produce cuendo descubrimos que los velociraptores saben abrir puertas), entonces se muestra como peligrosas también los interiores, mostrando interiores más luminosos (la escena de Tim y Lex comiendo solos por ejemplo).
En definitiva, podemos decir que el filme nos trata demostrar, bajo todas esas secuencias de acción, la hipótesis de que el hombre no puede dominar a la naturaleza por un lado. Dejando de lado la adrenalina, Parque Jurásico es tal vez el mayor alegato romántico (de romanticismo) de la década de los 90. ¿Porqué cual es el mensaje de esta película? El mensaje se ve plasmado en la frase lapidaria de la película: «La vida de abre camino». Porqué por mucho que el hombre construya vallas electrificadas, por mucho que se invente barreras genéticas, la vida sigue su inevitable transcurso. Los sueños de la razón (John Hammond) producen monstruos (los dinosaurios). En este sentido, Parque Jurásico es la clásica tragedia del hombre que al creerse todopoderoso trata de marcar las reglas de todo lo que le envuelve, para acabar comprobando de primera mano los horrores producidos por su arrogancia. Es la plasmación de la potente imagen de las fuerzas de la naturaleza desbordando el supuesto ingenio humano, además de una más que interesante reflexión sobre los límites que debe auto-imponerse la ciencia, con la controvertida teoría del caos de fondo.•
   
     
Comprar en dvdgo.com
   


Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Storyboards / Albúm fotográfico / Cómo se hizo / Enciclopedia de Dinosaurios / Localizaciones / Primeras reuniones de producción / Phil Tippet animado a los Raptores. Formato: Pal Widescreen 1.85:1 (Anamórfico). Idiomas: Castellano e Inglés. Subtítulos: Castellano, Inglés y Portugués. Duración: 122 mn. Distribuidora: Universal Pictures.

   
     
Comprar en casadellibro.com
   
Editorial: DeBols!llo.
Colección: Bestseller.
Autor: Michael Crichton.
Fecha de publicación: 2003.
512 pp. Rústica. 12,0 x 19,0 cm.
   
   
     
Comprar en screenarchives.com
    JURASSIC PARK (1993) 
John Williams
MCA Records MCD 10859, 1993. Duración: 70: 17.
 
   
       
   

Ver comentarios    Ingresar comentario

Valoración media: 5,8

Comentarios: 12   (Ver)

Total de votos: 18


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar