Ampliar imagen
   
La amenaza de Andrómeda
The Andromeda Strain
     
    Director (es) : Robert Wise
    Año : 1971
    País (es) : USA
    Género : Ciencia-ficción
    Compañía productora : Universal
    Productor (es) : Robert Wise
    Compañía distribuidora : Paramount Films de España
    Guionista (s) : Nelson Gidding
    Guión basado en : la novela homónima de Michael Crichton
    Fotografía : Richard H. Kline en Technicolor y Panavision
    Diseño de producción : Boris Leven
    Director (es) artistico (s) : William H. Tuntke
    Decorados : Ruby R. Levitt
    Vestuario : Helen Colvig
    Maquillaje : Bud Westmore
    Música : Gil Melle
    Montaje : Stuart Gilmore, John W. Holmes
    Sonido : Waldon O. Watson, James Alexander, Ronald Pierce
    Efectos especiales : Douglas Trumbull, James Shourt
    Ayudante (s) de dirección : Ridgeway Callow
    Duración : 130 mn
   
     
    Arthur Hill (I)
David Wayne
James Olson
Kate Reid
Paula Kelly
George Mitchell
Ramón Bieri
Kermit Murdoch
Richard O'Brien
Peter Hobbs
Eric Christmas
Susan Stone
   
   
    Un grupo de científicos analizan las causas de un extraño fenómeno de naturaleza vírica que produce un efecto devastador entre la población. La comunidad científca parece ciertamente desconcertada ante la forma en la que mueren los habitantes: la sangre se congela en pocos minutos y provoca una parada cardíaca. Desde un laboratorio situado en el desierto de Nebraska, el cirujano doctor Mark Hall, el patólogo doctor Charles Dutton y el microbiólogo doctor Ruth Leavitt tratan de aislar una estructura cristalina que se encuentra en el torrente sanguíneo de las víctimas. Sin embargo, la clave para discernir sobre la verdadera naturaleza de este virus mutante llamado «Andrómeda», que ha provocado una auténtica epidemia, está en el análisis de la sangre de dos de los supervivientes de una población, un niño y un anciano indigente.
   
   
   
EXPERIMENTOS LETALES
 
Por Àlex Aguilera 
«Esta nación (Estados Unidos) sostiene el establecimiento científico mayor de toda la historia de la humanidad. A todas horas se realizan nuevos descubrimientos, muchos de los cuales nacen teñidos de matices políticos o sociales importantes. En el futuro próximo, podremos esperar más crisis estilo de la del ‘Andrómeda’. Así, pues, considero útil darle cuenta al público de cómo surgen las crisis científicas y de cómo se las afronta». Este es un extracto corto pero significativo de la novela de John Michael Crichton, The Andromeda Strain, perteneciente al prólogo de agradecimientos que el futuro realizador escribiera acerca de un más que probable brote de infección causada por una bacteria desconocida en el seno de una sociedad no del todo preparada para tales manifestaciones. Considerando que la novela publicada en  1969 resulta compleja, no en su estructura sino en su extenso vocabulario científico, su inmediata traslación al año siguiente a la gran pantalla debía presentar similares matices para dar el mayor realismo a la historia, teniendo en cuenta el empleo de dos lenguajes diferentes adscritos a cada una de las artes desarrolladas: literatura y cine. Una apuesta personal de Robert Wise, coproductor y director del film, posibilitaron que ambos lenguajes se acercaran, contando con la inestimable ayuda de Nelson Gidding —acaso el guionista preferido de aquél— y de un aspecto indispensable para esta arriesgada producción: la parte instrumental y sonora, esta vez a cargo de Gil Mellé, que emplea una música atonal en no pocos pasajes. La cinta cubre perfectamente los tempos de cada uno de los cuatro días en los que tiene lugar la historia relacionada con una Misión («Scoop») en alerta a causa de las muertes inexplicables de la casi totalidad de habitantes de un pequeño pueblo llamado Piedmont, en pleno desierto fronterizo entre México y Estados Unidos. Un total hermetismo basado en mensajes cifrados, inaccesibles para la prensa y demás medios de comunicación, así como archivos secretos tan solo al alcance de cinco investigadores elegidos para salvar a la humanidad o parte de ella. Una bacteria muy probablemente espacial será la causante de tal revuelo, al punto de hablarse en términos de peligro nuclear ‘real’. Lo que aún sorprende hoy en día de esta cinta de la United Artists es su naturalidad para narrar unos hechos que pudieron, pueden y, muy probablemente, acaecerán en un futuro no demasiado lejano. Amparándose en los archivos desclasificados del Gobierno norteamericano y, más concretamente, del Pentágono, un reducido grupo científico, donde dos ellos manifiestan que no les gusta la ciencia-ficción, descubrirá cómo dicho organismo ignoto coagula la sangre de varias personas. Rodada en 70 mm. y valiéndose de la split screen («pantalla dividida») —recurso empleado por su coetáneo Richard Fleischer en los 60—, Wise pone, al igual que Crichton, en entredicho las medidas de seguridad de este tipo de Centros de Alta Tecnología —aquí relativos a la Agricultura— para hacer frente a una bacteria que se nos compara con la de Rudolph Karp, un organismo aislado letal bautizado como Andrómeda. Buena elección de actores secundarios (James Olson, David Wayne de la serie Ellery Queen, etc.) que darían consistencia a una trama referida al contagio, las armas y las bombas nucleares, y, en definitiva, a la Guerra Bacteriológica como telón de fondo. Apasionante en verdad para toda la comunidad científica y los amantes de la ciencia-ficción en su versión más realista.•

LA AMENAZA DE ANDRÓMEDA: LA MINISERIE (2008)

Características DVD: Contenidos:
Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Cómo se hizo / Un retrato de Michael Crichton. Formato: Pal Widescreen 2.35:1. Idiomas: Castellano, Inglés, Francés, Alemán e Italiano. Subtítulos: Castellano, Inglés, Francés, Italiano y Alemán. Duración: 126 mn. Distribuidora: Universal Pictures.
De reciente aparición en el mercado digital español, Andromeda Strain (literalmente, «la cepa Andrómeda»), tras su gran éxito cosechado en la televisión por cable estadounidense, es una adaptación en clave actual de la novela homónima de Michael Crichton, escrita hace casi cuatro décadas. Producida por la compañía creada por los hermanos Ridley y Tony Scott, Scott Free, esta miniserie compuesta por únicamente dos capítulos de ochenta y cinco minutos cada uno de ellos, es una reactualización en clave de parábola política de las devastadoras consecuencias de la llegada de un parásito desconocido que muta según las condiciones atmosféricas y ambientales. Las diferencias con la película de Robert Wise van más allá de las puramente formales, condensado al formato televisivo en el caso que nos ocupa en contraposición a la gran pantalla —70 m/m— desplegada por el formato panorámico de aquélla. La lectura y el trasfondo político se hace más evidente en esta especie de remake, al punto de convertir la trama en una especie de hipótesis sobre la procedencia de un enemigo hostil (Irán, Afganistán, Corea del Norte, etc.) cuyas armas nucleares pudieran contener este inclasificable virus. La presencia de un ficticio Presidente del Gobierno Norteamericano hace, si cabe, más descontextualizada la historia de su hábitat real: un búnker, cuyos únicos moradores (dos mujeres y tres hombres, contrariamente a las cinco presencias masculinas de la novela) intentan descifrar —con muchos más medios, dada los obvios adelantos tecnológicos en materia de investigación científica— las claves que les pueden aportar los supervivientes de la zona —nuevamente, un anciano y un bebé—. Una de las novedades en esta actualización es la injerencia periodística, con la presencia de un notario de la actualidad de dudosa empatía, cuyos contactos se extienden hasta el mismísimo Secretario de Estado de Defensa, algo improbable en el mundo de la información actual, dado los posibles escándalos que se podrían derivar de ello. Otra de las diferencias temporales es la reducción de la trama a tres días por los cinco que comprenden la casi totalidad del metraje del filme y la novela de Crichton. En definitiva, una propuesta de cierto interés para las nuevas generaciones que aún no hayan podido acercarse al film de Wise, igualmente disponible en formato DVD.•
   
     
Comprar en dvdgo.com
   

Características DVD: Contenidos:
Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Cómo se hizo / Un retrato de Michael Crichton. Formato: Pal Widescreen 2.35:1. Idiomas: Castellano, Inglés, Francés, Alemán e Italiano. Subtítulos: Castellano, Inglés, Francés, Italiano y Alemán. Duración: 126 mn. Distribuidora: Universal Pictures.
   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 8,5

Comentarios: 0

Total de votos: 2


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar