Ampliar imagen
   
Gracias y favores
Tender Mercies
     
    Director (es) : Bruce Beresford
    Año : 1983
    País (es) : USA
    Género : Drama-Biográfica
    Compañía productora : Antron Media para Universal
    Productor (es) : Philips S. Hobel, Horton Foote, Robert Duvall
    Productor (es) asociado (s) : Mary-Ann Hobel
    Compañía distribuidora : Ados Films S. A.
    Guionista (s) : Horton Foote
    Fotografía : Russell Boyd en Movielab Color
    Director (es) artistico (s) : Jeannine Oppewall
    Coreografía : Nick Felix
    Decorados : Daniel Loren May
    Vestuario : Jane Greenwood
    Maquillaje : Jimi White
    Montaje : William Anderson
    Montaje de sonido : Stan Bochner, Jay Dranch, Maurice Schell, Dan Lieberstein
    Sonido : Chris Newman
    Ayudante (s) de dirección : Richard Luke Rothschild, Kelly Wimberly
    Duración : 96 mn
   
     
    Robert Duvall
Tess Harper
Betty Lynn Buckley
Wilford Brimley
Ellen Barkin
Allan Hubbard
Lenny Von Dohlen
Paul Gleason
Michael Crabtree
Norman Bennett
   
   
    Mac Sledge, un cantante de música country, decide dar un giro a su carrera profesional y a su vida sentimental. La nueva inspiración la encontrará en una joven viuda, Rosa Lee, y su hijo, residentes en una remota localidad del sur de los Estados Unidos. Asimismo, Sledge deberá enfrentarse a la conflictiva relación que mantiene con su antigua mujer y con el hijo de ambos.
   
   
   

EL DEBUT AMERICANO DE BERESFORD
 
Por Carlos Giménez Soria
El dramaturgo y guionista estadounidense Horton Foote alcanzó un gran reconocimiento dentro de la industria cinematográfica de su país gracias a su traslación para la gran pantalla de Matar a un ruiseñor, la celebérrima novela de la desaparecida escritora Harper Lee, publicada por vez primera en 1960. Bajo la dirección del neoyorquino Robert Mulligan, cineasta perteneciente a la denominada «Generación de la Televisión», la película resultante fue unánimemente aclamada por la crítica y supuso un rotundo éxito de taquilla, convirtiendo este título en uno de los clásicos por antonomasia de la filmografía norteamericana. La obtención en 1963 de tres premios Oscar® de Hollywood sirvió tanto para reivindicar las dotes interpretativas de su protagonista masculino, Gregory Peck, como para elogiar la labor de dirección artística y, al mismo tiempo, consagrar de manera definitiva el talento literario de Foote en la categoría de guion adaptado. Su origen texano le convirtió en un sensible conocedor de la mentalidad sureña, hecho que facilitó su identificación rápida con el universo descrito en esta primera novela de su poco prolífica autora. Tras este éxito inesperado, Horton Foote intentó varias veces repetir la hazaña, tanto a partir de piezas teatrales propias como ajenas: en el primer caso, con La última tentativa (1965), de nuevo a las órdenes de Mulligan; y, en el segundo, con La noche deseada (1967), adaptación del primer libro escrito por la pareja de esposos Bert y Katya Gilden, y Tomorrow (1972), un drama escénico de autoría personal aunque inspirado en una historia original del Premio Nobel de Literatura William Faulkner. Ninguno de estos tres guiones cinematográficos logró alcanzar la repercusión de su triunfo precedente y, desalentado a causa de esta experiencia, Foote se planteó seriamente abandonar la escritura de películas. Sin embargo, tal propósito acabó convirtiéndose simplemente en una demora, a pesar de que tardó una década en redactar un nuevo libreto para la gran pantalla.
    A principios de los años 80, surgió en su mente la idea de narrar la historia de un cantante country que lucha por triunfar en el mundo de la música, inspirándose en parte en la vida real de un sobrino suyo. Sus observaciones acerca de los problemas de alcoholismo que padecía la gente del ámbito teatral le condujeron a incorporar este elemento a su personaje. Finalmente, a raíz de la alusión directa del título en inglés del proyecto a una cita bíblica del Libro de los Salmos (25:6-7), Horton Foote decidió ahondar en el trasfondo espiritual del argumento definitivo y aportar así un mensaje con matices religiosos que introdujera un componente redencionista en la existencia cotidiana de Mac Sledge, el protagonista principal de su nuevo guión cinematográfico, bautizado ya con el nombre de Tender Mercies. La historia captó enseguida el interés de Robert Duvall —el actor que había sido recomendado por el propio Foote para encarnar al personaje de Boo Radley, en una breve aparición dentro de la versión fílmica de Matar a un ruiseñor (1962), tras haberle visto actuar en 1957 en la producción de una de sus obras teatrales: The Midnight Caller (1956)—, de manera que el intérprete californiano decidió involucrarse en el proyecto no sólo en calidad de estrella masculina, sino también como coproductor, junto al citado guionista. Según sus propias declaraciones, Duvall se sintió atraído tanto por los temas universales que el guión exponía como por su propio deseo de encarnar a un personaje del sur de Estados Unidos sin caer en la parodia.
Sin embargo, la tarea más ardua fue encontrar a un director que quisiera hacerse cargo del proyecto. El libreto fue rechazado por una gran cantidad de realizadores norteamericanos, así que finalmente los productores Philip y Mary Ann Hobel decidieron enviárselo al cineasta australiano Bruce Beresford, cuyo alegato antibelicista Consejo de guerra (1980) había cosechado un notable éxito, al mismo tiempo que había logrado una nominación al Óscar como mejor guión adaptado. Para familiarizarse con el estilo de vida sureño, Beresford visitó el estado de Texas a lo largo de un mes entero, acompañado en ocasiones por el mismo Horton Foote. El director percibió ciertos paralelismos en relación a su país natal y, en base a ello, aceptó el desafío de rodar su primer film estadounidense con un modesto presupuesto de 4,5 millones de dólares de la época. A pesar de su estreno en reducidas salas de Norteamérica y de su escaso éxito en taquilla, Gracias y favores fue mayoritariamente aclamada por la crítica y recibió un total de cinco nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood (incluidas mejor película y director), alzándose en última instancia con las estatuillas correspondientes a las categorías de mejor actor —en su cuarta designación para Robert Duvall después de El padrino (1972), Apocalypse Now (1979) y El don del coraje (1980)— y mejor guión original. Gracias a su segundo galardón cinematográfico, el escéptico Foote decidió regresar definitivamente a la escritura de películas, consiguiendo una tercera nominación al cabo de un par de años por el drama Regreso a Bountiful (1985, Peter Masterson), adaptación de una obra teatral propia.
Por otra parte, la banda sonora está formada casi exclusivamente por música country. La mayoría de las canciones que aparecen a lo largo del film ya existían previamente, pero algunas fueron compuestas de manera expresa para esta primera cinta norteamericana de Bruce Beresford. El propio Duvall insistió en componer dos de las temas que aquí interpreta para identificarse más plenamente con su caracterización como cantante de estilo folk. Del mismo modo, la actriz Betty Buckley también se ofreció a prestar tanto su físico como su voz para entonar la melodía “Over You”, escrita ex profeso por Austin Roberts y Bobby Hart y nominada aquel año a mejor canción original. Paralelamente, Beresford decidió prescindir en buena medida de la partitura compuesta por el australiano George Dreyfus y recurrir casi únicamente al country como elemento narrativo y musical fundamental para la historia.
   En cuanto al resto del elenco actoral, Gracias y favores supuso el debut cinematográfico de Tess Harper, actriz que sería nominada por su rol secundario en Crimenes del corazón (1986), su siguiente colaboración con Beresford, así como el segundo largometraje de la joven intérprete Ellen Barkin, su primer film, Diner (1982) —aún estaba pendiente de estreno en el momento de iniciarse el rodaje de Tender Mercies—, que encarna aquí a la hija en común de la ex pareja de cantantes formada por Duvall y Buckley. Alrededor de todos esos personajes, Horton Foote y Bruce Beresford trazan un relato realista y a la vez conmovedoramente sencillo sobre las segundas oportunidades, basándose en cuatro ejes esenciales: el amor, la familia, la fidelidad y la religión. El motivo argumental de la resurrección espiritual del cantante se ubica en un trasfondo netamente cristiano: Mac Sledge alcanza la redención por medio de su matrimonio con una mujer viuda (Harper) que intenta criar a su pequeño hijo (primer y único papel cinematográfico de Allan Hubbard). El entorno sureño viene subrayado por el folclore country y la brillantísima actuación de Robert Duvall influye decisivamente en la credibilidad que adquiere la historia ante la mirada del espectador. Por estas y otras muchas razones, no se trata solamente del primer largometraje norteamericano del realizador australiano Bruce Beresford, sino también de una de sus obras más logradas, así como de su única colaboración con su compatriota, el director de fotografía Russell Boyd, que aportó una luz natural crucial para la autenticidad de este relato fílmico.•  
   
     
Comprar en fnac.es
   
Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas . Formato:  4:3, 1:33. Idiomas:  Inglés, Castellano. Subtítulos: Castellano. Duración: 120 mn. Distribuidora:  Creative Films. Fecha de lanzamiento: 17 de junio de 2009.  
   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 6,0

Comentarios: 0

Total de votos: 2


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar