Ampliar imagen
   
El secreto de Vera Drake
Vera Drake
     
    Director (es) : Mike Leigh
    Año : 2004
    Género : Drama
    Compañía productora : Film Council/Ingenious Media/Studio Canal +/The Inside Track/Thin Man Films
    Productor (es) : Simon Channing-Williams
    Productor (es) ejecutivo (s) : Gail Egan, Alain Sarde, Duncan Reid, Robert Jones
    Compañía distribuidora : Vértigo Films
    Guionista (s) : Mike Leigh
    Fotografía : Dick Pope en Color
    Diseño de producción : Eve Stewart
    Director (es) artistico (s) : Ed Walsh
    Decorados : John Bush
    Vestuario : Jacqueline Durran
    Música : Andrew Dickson
    Montaje : Jim Clark
    Montaje de sonido : Nigel Stone, John Warhurst
    Sonido : Hayley Williams
    Ayudante (s) de dirección : Josh Robertson, Hayley Williams
    Duración : 125 mn
   
     
    Imelda Staunton
Richard Graham
Eddie Marsan
Anna Keaveney
Philip Davis
Lesley Manville
Sally Hawkins
Simon Chandler
Sam Troughton
Heather Craney
Gerard Monaco
Ruth Sheen
   
   
    A finales de los años cuarenta, Vera Rose Drake ejerce labores de limpieza en hogares de la clase media-alta de Londres mientras su marido Stan trabaja como mecánico en el taller que regenta junto a su hermano mayor Joyce. Al margen de su agotadora jornada laboral, Vera tiene tiempo para encargarse de las tareas domésticas y de realizar una práctica clandestina por aquel entonces. Interrumpir el embarazo a aquellas mujeres, la mayoría sin recursos económicos, que lo soliciten a través de la persona de Lilian Clarke. A cambio de desarrollar esta práctica ilegal Vera obtiene una serie de descuentos de productos de primera necesidad por parte de Lilian. Pero nadie de la familia conoce la labor abortista de Vera, ni tan siquiera su esposo —-con quien lleva veintisiete años casada— y sus dos hijos, Sidney, un joven que se desenvuelve como modisto, y Ethel, una mujer reservada y poco agraciada que está a punto de celebrar su compromiso conyugal con Reg.
   
   
   

CULPABLE DE INOCENCIA
 
Por Christian Aguilera
En contra del dictado de la lógica, la dedicatoria a sus padres que reza en los créditos finales de El secreto de Vera Drake (2004) no obedece, según Mike Leigh, a la profesión de éstos, él médico y ella comadrona. Al respecto, resulta sintomático que incluso en el seno de una familia de ideales progresistas jamás Mike Leigh se atrevió o quiso abordar el tema del aborto o de la interrupción del embarazo en alguna sobremesa, dejando a las claras hasta qué punto se trataba de un asunto tabú en la sociedad británica. El testimonio de sus progenitores, a buen seguro, hubiese contribuido a proveer de información de primera mano durante los ensayos —estimados en un periodo de seis meses— de Vera Drake, pero Mike Leigh había perdido a su padre a mediados los años ochenta y a su madre incluso años antes. En cualquier caso, el realizador de Manchester daba acomodo en la gran pantalla una temática poco tratada en el medio cinematográfico y, si nos centramos en Gran Bretaña, la misma se circunscribe a un puñado de títulos, siendo los más relevantes los de La habitación en forma de L (1962) y El estrangulador de Rillington Place (1971). Con todo, Mike Leigh siguió un camino muy diferente al de la cinta de Bryan Forbes y la de Richard Fleischer —de la que abomina, calificándola de execrable—, fundamentándose en un retrato naturalista de una familia de clase baja bien cohesionada, a la que está a punto de incorporarse un nuevo miembro, Reg (Eddie Marsan), el prometido de Ethel (Alex Kelly), la hija de Vera Drake (Imelda Staunton). Exenta de las connotaciones escabrosas que se dan cita en El estrangulador de Rillington Place —recreada en una franja temporal  similar, a caballo entre los años cuarenta y cincuenta, y en idéntico espacio geográfico, el de la capital inglesa—, El secreto de Vera Drake persigue un tono realista, sin necesidad de enfatizar la sordidez que implica a aquellas personas prestas a encomendarse a una práctica ilegal. Vera Rose Drake lo hace con el presentimiento que se trata de un bien para la comunidad y, en particular, de mujeres sin recursos económicos a las que tener un bebé comportaría una carga inasumible en virtud de su precariedad.
    Fruto de un largo periodo de «aclimatación» a la época retratada con sus modos y costumbres —hasta el más nimio detalle queda bajo control del menudo cineasta inglés— durante los ensayos que se prolongaron hasta los seis meses, el resultado no puede ser más satisfactorio a la hora de reflejar un microcosmos donde aún se dejan sentir los ecos de la guerra a través del testimonio de aquellos que perdieron a amigos y familiares, como el caso del personaje epónimo, de su esposo George (Richard Graham) —copropietario de un taller  de reparación de automóviles—, del hijo de ambos, Sid (Daniel Mays) y Reg, para quien su relación con la apocada Ethel representa una «bendición» ya que hasta entonces la soledad ha sido su «reino» tras la muerte de su madre, víctima de una bomba que cayó en su casa. El guión de Leigh reserva algunas escenas para tomar la temperatura de una relación sustanciada entre Reg y Ethel que progresa desde la necesidad de combatir sus respectivas soledades hasta una expresión de júbilo que se dibuja en el rostro de ella cuando el joven llega al hogar familiar. Pero, sin duda, el devenir del personaje de Vera Drake acapara mayoritariamente la atención de la cámara de Leigh, arropado de manera precisa por la fotografía de Dick Pope. En paralelo al trabajo de ensayos con los intérpretes, Pope y Leigh consensuaron una estrategia a la hora de dotar de unidad de estilo al film, primando los tonos verdosos en cualquiera de los escenarios posibles, a través del vestuario, los ornamentos de la cocina, los decorados e incluso los automóviles, uno de los cuales se sitúa en frente de la puerta de entrada de los Drake y salen de su interior oficiales con la orden bajo el brazo para llevar a Vera Rose a dependencias policiales. Allí confesará sus actos delictivos, aunque la mujer de mediana edad sigue convencida que ha surgido como un acto de generosidad. Acto seguido, la secuencia del juicio muestra a Vera afligida, en contraste con el carácter jovial y amable, incluso cándido que la habían caracterizado tanto en su entorno familiar como en relación a las mujeres a las que asiste provisionada de una metodología de trabajo y un equipo operativo que dista de cualquier amago de sofistificación. En la rediografía del personaje en cuestión descansa el noveno largometraje de Leigh, quien asimismo aprovechó la oportunidad para tejer un entramado de relaciones presto a abordar una serie de temas latentes en un cine comprometido con la condición humana, sobre todo cuando esta se enfrenta s situaciones extremas.•
   
     
Comprar en dvdgo.com
   


Características DVD: Contenidos: Menús interactivos / Acceso directo a escenas / Ficha técnica / Ficha artística / Ficha de doblaje / Tráiler / Filmografías / Entrevistas / Premios. Formato: Pal 16:9. Idiomas: Castellano e Inglés. Subtítulos: Castellano. Duración: 125 mn. Distribuidora: SAV.


   
       
   

   Ingresar comentario

Valoración media: 7,0

Comentarios: 0

Total de votos: 1


¿Qué valoración le darías a esta película?

Valoración:

Enviar