Ampliar imagen
   
Francis Ford Coppola
     



 
  Fecha y lugar de nacimiento :
7 de abril de 1939, en Detroit, Michigan (Estados Unidos).
  Actividades previas :
a los nueve años el pequeño Francis sufre una poliominitis y años más tarde empieza a interesarse por varias disciplinas referidas al ámbito cinematográfico; se gradua en la Great Neck High School, en Long Island; se licencia en la Universidad del Sur de California (1960); entra a trabajar en la la factoría de Roger Corman en calidad de ayudante de dirección.
  Otras actividades :
guionista, productor y ayudante de dirección.
  Premios :
Oscar al Mejor Director por El padrino, parte II (1974); Oscar a la Mejor Película por El padrino, parte II (1974), junto con Gray Frederickson y Fred Roos; Oscar al Mejor Guión Adaptado por Patton (1970) junto con Edmund H. North--, por El padrino (1972) junto con Mario Puzzo y por El padrino, parte II (1974), --junto con Mario Puzzo; Nominado al Oscar al Mejor Director por El padrino (1972), por Apocalypse Now (1979) y por El padrino, parte III (1990); Nominado al Oscar a la Mejor Película por La conversación (1974), por Apocalypse Now (1979) junto con Fred Roos, Tom Sternberg y Gray Frederickson, y El padrino, parte III (1990); Nominado al Oscar al Mejor Guión Original por La conversación (1974); Palma de Oro del Festival de Cannes a la Mejor Película por La conversación (1974) y por Apocalypse Now (1979) ex aequo con El tambor de hojalata (1979) de Volker Schlöndorff; Concha de Oro y Premio al Mejor Director del Festival de San Sebastián por Llueve sobre mi corazón (1969); Concha de Oro del Festival de San Sebastián a la Mejor Película por La ley de la calle (1983); León de Oro Honorífico del Festival de Venecia (1992); Concha de Plata Honorífica del Festival de San Sebastián (2002).
  Otros datos :
hijo del compositor Carmine Coppola; hermano de la actriz Talia Shire y del productor Giancarlo Coppola; padre de la actriz y directora Sophie Coppola; tío del actor Nicolas Cage y del director Christopher Coppola; funda la compañía cinematográfica Zoetrope Productions (1969).
     
    Si existe una trasposición a la época actual del cineasta megalómano encarnado en la época dorada de Hollywood por Cecil B. De Mille o Josef Von Sternberg, éste sin duda se encuentra en la persona de Francis Ford Coppola. Sus inicios, por contra, atestiguan una actividad marcada por las penurias económicas bajo el sello de la American International Pictures de Roger Corman, que imposibilitaba cualquier atisbo de proyecto ambicioso. Para poder subsistir en este ambiente restrictivo, Coppola dirigió algunos nudies al mismo tiempo que empezaba a confeccionar guiones para otros realizadores. Una modesta y limitada producción de terror de la American Film Interntional rodada en Irlanda, Dementia 13, sirvió de carta de presentación para Coppola, quien no tardaría en dejar entrever su talento en Llueve sobre mi corazón, premiada en el Festival de Cannes. Mientras tanto, Coppola obtuvo el crédito de la industria cinematográfica como guionista de films de Franklin J. Schaffner (Patton), de Sydney Pollack (Propiedad condenada) y de Jack Clayton (El gran Gatsby), aún más si cabe que la obra musical El valle del arco iris que él mismo dirigió. Después de barajarse una serie de nombres, finalmente la Paramount confió en Francis Ford Coppola para adaptar la obra de Mario Puzzo El padrino a la gran pantalla, una empresa que marcó el futuro de su director. Durante un espacio de cuatro años estuvo plenamente dedicado a la confección de las dos primeras partes de El padrino, con la salvedad del rodaje de La conversación, una intriga de resonancias políticas —el watergate— al que sigue considerándolo su film favorito. Cuando aún sus compañeros de generación Brian de Palma, Martin Scorsese y Paul Mazursky no habían alcanzado un éxito importante, Coppola ya empezaba a poseer unas cuotas de poder insospechadas para este antiguo discípulo de Roger Corman. El rodaje de su siguiente film, Apocalypse Now, se demoró en exceso y con un tiempo similar al invertido por la saga de los Corleone finalizó la postproducción de esta controvertida visión cinematográfica del conflicto del Vietnam, inspirada en el relato de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas. Dos megaproyectos que habían ocupado prácticamente un decenio fue un argumento suficiente para que Coppola se planteara objetivos más a corto plazo, que no se vieran alterados por planes de trabajo de dificultad extrema. Rebeldes y, sobre todo, La ley de la calle recobraron el espíritu de independencia en el que se solía mover Coppola en sus inicios, en la que narra sendas historias sobre el inconformismo juvenil pero desde diferentes concepciones estilísticas. Coppola conoció en medio del rodaje de ambos films los catastróficos resultados económicos de su segundo musical, Corazonada, que en gran medida modificó los proyectos futuros de la American Zoetrope que él mismo había cofundado a finales de los sesenta. A partir de este momento crucial en su vida, Coppola ha alternado la dirección de films por imperativos crematísticos (Peggy Sue se casó, Jack) con los artísticos (Drácula de Bram Stoker, El padrino, parte III), pero siempre bajo la advertencia que el fracaso puede acabar con una carrera no desprovista de obras maestras. La sucesión de éxitos comerciales como Tucker, un hombre y su sueño —en el que se atisba tintes autobiográficos en el personaje del empresario de automóviles interpretado por Jeff Bridges— y Drácula de Bram Stoker no han sido argumentos suficientes para que, hasta el momento, Coppola se haya inclinado por un cine más comprometido. El anuncio de llevar a cabo el libro-manifiesto beatnik por excelencia En la carretera de Jack Kerouac después del rodaje de Legítima defensa, podrían haber servido para desmentir la falta de motivación de Coppola en el seno de la actual industria norteamericana. Pero el progresivo aplazamiento de este proyecto en particular nos hace pensar que Coppola se encuentra lejos de ofrecer el nivel de las obras que había alumbrado en los años setenta —su década por excelencia—, y que las sucesivas ediciones en formato videográfico y en DVD con material adicional y remontajes de las mismas —las dos primeras entregas de El padrino y la versión Redux de Apocalypse Now— siguen demostrando su carácter de clásicos contemporáneos indiscutibles.
   
     
director-prod. y guionista  : 2011    Twixt
productor  : 2010    Somewhere   [ Somewhere ]
director-prod. y guionista  : 2009    Tetro   [ Tetro ]
director-prod. y guionista  : 2007    Youth without Youth
productor  : 2006    The Good Shepherd   [ El buen pastor ]
productor  : 2006    Marie Antoinette   [ María Antonieta ]
productor  : 2003    Jeepers Creepers 2   [ Jeepers Creepers 2 ]
productor  : 1999    The Third Miracle   [ El tercer milagro ]
productor  : 1999    The Virgin Suicides   [ Las vírgenes suicidas ]
productor  : 1999    Sleepy Hollow   [ Sleepy Hollow ]
director  : 1997    The Rainmaker   [ Legítima defensa ]
director  : 1996    Jack   [ Jack ]
productor  : 1995    Haunted
productor  : 1995    Don Juan De Marco   [ Don Juan De Marco ]
productor  : 1995    My Family / Mi familia   [ Mi familia ]
productor  : 1994    Mary Shelley's Frankenstein   [ Frankenstein de Mary Shelley ]
productor  : 1993    The Secret Garden   [ El jardín secreto ]
director  : 1992    Bram Stoker's Dracula   [ Drácula de Bram Stoker ]
director  : 1990    The Godfather, Part III   [ El padrino, parte III ]
productor  : 1989    Wait Until Spring, Bandini   [ Espera a la primavera, Bandini ]
director  : 1989    New York Stories   [ Historias de Nueva York ]
director  : 1988    Tucker, the Man and His Dream   [ Un hombre y su sueño ]
director  : 1987    Gardens of Stone   [ Jardines de piedra ]
director  : 1986    Peggy Sue Got Married   [ Peggy Sue se casó ]
productor  : 1985    Mishima: A Life in Four Chapters   [ Mishima ]
director y guionista  : 1984    The Cotton Club   [ Cotton Club ]
director-prod. y guionista  : 1983    Rumble Fish   [ La ley de la calle ]
director  : 1983    The Outsiders   [ Rebeldes ]
director y guionista  : 1982    One from the Heart   [ Corazonada ]
productor  : 1982    Hammett   [ El hombre de Chinatown ]
director-prod. y guionista y intérprete  : 1979    Apocalypse Now   [ Apocalypse Now ]
productor  : 1979    The Black Stallion   [ El corcel negro ]
director y guionista  : 1974    The Godfather, Part II   [ El padrino, parte II ]
director-prod. y guionista  : 1974    The Conversation   [ La conversación ]
productor  : 1973    American Graffiti   [ American Graffiti ]
guionista  : 1973    The Great Gatsby   [ El gran Gatsby ]
director y guionista  : 1972    The Godfather   [ El padrino ]
productor  : 1971    THX 1138   [ THX 1138 ]
guionista  : 1970    Patton   [ Patton ]
director y guionista  : 1969    The Rain People   [ Llueve sobre mi corazón ]
colaboraciones varias  : 1968    The Wild Racers
director  : 1968    Finian's Rainbow   [ El valle del arco iris ]
guionista  : 1966    This Property Is Condemned   [ Propiedad condenada ]
director y guionista  : 1966    You're a Big Boy Now   [ Ya eres un gran chico ]
guionista  : 1966    Paris brûle-t-il? / Is Paris Burning?   [ ¿Arde París? ]
director y guionista  : 1963    Dementia 13
ayudante de dirección  : 1963    The Terror   [ El terror ]
técnico de sonido  : 1962    The Young Racers
director-prod. y guionista  : 1962    Tonight for Sure!
director de diálogos  : 1962    Tower of London
guionista  : 1961    The Magic Voyage of Sinbad
director  : 1960    Nebo zovyot / Battle Beyond the Sun
   
     
Comprar en T&B Editores
   
Editorial: T&B.
Autor: Ángel Comas.
Fecha de publicación: 2007.
290 pp. 17,0 x 24,0 cm. Rústica.
 
COMENTARIO (Por Joaquín Vallet Rodrigo): Quizá sea más interesante lo que Francis Coppola representa dentro de la industria cinematográfica que su propia filmografía. Es indudable su posición privilegiada durante el último lustro de los años sesenta, su prestigio como promesa del «Nuevo Hollywood» que supo pasar de las producciones de bajo presupuesto sufragadas por Roger Corman (su interesantísima Dementia 13) a un par de productos de encargo muy diferentes por parte de importantes estudios: una visión, en el fondo nostálgica, de los grandes musicales americanos del clasicismo, El valle del arco iris, y un pequeño film de personajes que, en parte, supuso su revelación a nivel internacional gracias al premio logrado en San Sebastián, Llueve sobre mi corazón. No obstante, después de una de las etapas como creador más brillantes que se han podido ver a lo largo de la Historia del Cine, la de los años setenta (en las que se incluyen, nada más y nada menos, que El padrino, La conversación, El padrino II y Apocalypse Now), varios fracasos de taquilla durante la década siguiente y la quiebra de su compañía Zoetrope (que se ha recuperado y vuelto a caer en bancarrota varias veces más) han convertido a Coppola en una figura errática, que lleva diez años sin dirigir pero que, sin embargo, posee una personalidad lo suficientemente compleja como para ser, todavía, algo más que un referente.
Éste fuerte carácter y la capacidad de mantener un nombre de forma inquebrantable muy a pesar de varios fiascos es, sin duda, un elemento clave para entender la visión que Ángel Comas propone de Francis Ford Coppola. Esta biografía, estructurada mediante las etapas concretas más importantes a la hora de valorar su vida profesional, se centra sobre todo en la capacidad personal del cineasta a la hora de afrontar sus proyectos, ya fueran éstos artísticos o comerciales, mostrando a quien, en el fondo, es un superviviente en el entramado de una implacable maquinaria económica (la industria del cine estadounidense) que no tolera el fracaso.Francis Coppola conversando con Robert Duvall durante el complejo rodaje de Apocalypse Now, uno de los zenits de la obra del director de Detroit.
El libro concede mayor importancia a unos periodos determinados de la etapa del cineasta obviando, quizá de manera sorprendente, otros. La introducción de Coppola en el mundillo, sus primeras piezas con Corman y su progresivo salto hacia la realización de unos proyectos algo más ambiciosos se encuentra pormenorizadamente narrado, incidiendo en el proceso de producción de cada película, los problemas en que se vieron envueltas algunas de ellas (en especial, El valle del arco iris en el que, entre otras cosas, se contó con un presupuesto a todas luces menor y se prescindió del coreógrafo antes de que concluyera el rodaje) y la trascendencia dentro de la incipiente carrera de Coppola. Asimismo, su faceta de productor con la creación de Zoetrope y sus deseos de independizarse del marco comercial hollywoodiense se halla, igualmente, extensamente narrado tomando como base la película de George Lucas American Graffiti. No obstante, hay una cierta superficialidad en los capítulos concernientes al díptico de El padrino y, sobre todo, a la larga y azarosa producción de Apocalypse Now incidiendo en detalles generales antes que en la exposición detallada de los avatares de una pieza tan controvertida. Esto se puede entender como un deseo, por parte de Comas, de no incidir demasiado en unas obras tan estudiadas como las de El padrino y Apocalypse Now. Empero, la trascendencia de estos films es demasiado importante como para dedicar tan escaso número de hojas (seis por lo que a la cinta de Vietnam se refiere, por ejemplo). Todos los demás bloques que inciden en las restantes producciones acometidas por Coppola mantienen el tono justo si se tiene en cuenta su evidente inferioridad cualitativa respecto a las obras maestras creadas en los años setenta. Aún así, más allá de estos aspectos, el libro de Ángel Comas sí se centra en un elemento muy poco tratado a la hora de abordar la trayectoria de Coppola: tanto su ya esbozada incidencia en todo lo que tiene que ver con los aspectos empresariales vinculados con el cine como, también, en un curioso capítulo final, los intereses extracinematográficos del cineasta y el amplio número de negocios (vinícolas, cafeterías, etc.)  en los que está vinculado. Un detalle que redondea la propuesta de Comas, quizá irregular en algunos pasajes, pero desde luego interesante y digna de ser leída.•
Editorial: Editorial Cátedra.
Colección: Signo e imagen. Cineastas nº 67.
Autor: Esteve Riambau.
Fecha de publicación: 2008.
432 pp. 11,0 x 18,0 cm. Rústica.

COMENTARIO (Por Carles Matamoros): Si hay un personaje que nos puede ayudar a entender buena parte de los recovecos y las aristas de la industria estadounidense durante los últimos cuarenta años, ése es Francis Ford Coppola. También servirían Peter Bogdanovich, Roger Corman o George Lucas, pero Esteve Riambau —autor de la monografía que nos ocupa— sabe que el responsable de El Padrino es una figura emblemática a muchos niveles y consigue sacar ventaja de ello en un preciso recorrido plagado de anécdotas, apuntes biográficos, comparaciones y sólidas argumentaciones. Bien es cierto que su libro adolece de riesgo crítico, de escasedad de tramos literarios y de pasión (evidente) por lo que se cuenta. Pero no debemos equivocarnos. Éste es el trabajo de un historiador —o de un periodista capaz de rastrear todo lo que se ha dicho sobre Copppola e integrarlo en sus textos— y así es como debemos leerlo. 
El libro (que es una reedición revisada y actualizada del que el mismo autor publicó para Cátedra en 1997) se estructura claramente en tres apartados. El primero, dedicado a la vida artística y personal de Coppola, llega tras una jugosa introducción y es quizás el más interesante. Aquí vislumbramos la evolución de un cineasta —y de una persona— desde sus fallidos intentos en la serie B con Dementia 13 hasta su esperado y sacrificado retorno desde la plena independencia con Youth without Youth. En medio de tal extraño camino, Riambau dedica páginas a la familia, a la megalomanía, a las comparaciones con Welles, al vino y a lo frágil del éxito y el fracaso. Zoetrope, el utópico estudio que el director de Apocalypse Now creó para preservar el control sobre sus filmes, es el hilo narrativo de un capítulo que también se hace eco de los varios proyectos inacabados (Megalópolis, por ejemplo) por Coppola, un cineasta brillante que se ha visto tan perjudicado por su ego como por los inexpugnables molinos de viento que giran en Hollywood. 
En el segundo apartado de la monografía, titulado acertadamente Ante el espejo: Coppola por Coppola, es el mismo responsable de La conversación el que opina sobre otros artistas y describe su visión del cine en una serie de declaraciones tan proféticas como erráticas y que, lamentablemente, sólo alcanzan hasta el año 1996. Desde las influencias de Michelangelo Antonioni hasta una extensa (y muy interesante) carta a sus trabajadores de Zoetrope, este capítlo central nos descubre a un director apasionado por las posibilidades de las nuevas tecnologías, un visionario dispuesto a ir por delante del resto y a soñar en 1982 con un cine renovado que cse parece mucho al de hoy en el que  «el futuro es la electónica y la imagen química es arqueología». 
   A la postre, el último y más exhaustivo capítulo es un recorrido por todos y cada uno de los largomentrajes (incluído Apocalypse Now Redux) de Francis Ford Coppola en el que el crítico catalán —de actualidad ahora por la dirección en Barcelona de un texto teatral dedicado a Orson Welles— se preocupa más  por las condiciones de las producciones que por el análisis fílmico de las mismas. Una opción, ésta, más objetiva si cabe, pero un pelín conservadora para el que espera descubrir nuevas claves de un cineasta de recorrido más bien atípico que, tras filmar las más grandes obras de Hollywood, se ha convertido en un autor pequeño al que ni tan siquiera estrenan su última película en nuestro país. Ver para creer.•