Ampliar imagen
   
Jim Jarmusch
     



 
  Fecha y lugar de nacimiento :
22 de enero de 1953, en Akron, Ohio (Estados Unidos).
  Actividades previas :
abandona su localidad natal para estudiar Periodismo en la Northwestern University (1970); al cabo de un año decide matricularse en Literatura Americana e Inglesa por la Columbia University de Nueva York (1971-1975); coincidiendo con el curso final de su carrera, viaja a París y descubre en la Cinemateca de la capital francesa la obra de directores como Yasuhiro Ozu, Kenzi Mizoguchi o Robert Bresson, que influyen sobremanera a la hora de decantarse por la realización cinematográfica; se inscribe en el Departamento de Cine de la Universidad de Nueva York, convirtiéndose en asistente de Nicholas Ray, uno de sus profesores; bajo la supervisión de Ray y la colaboración de otro aspirante a director, el alemán Wim Wenders, ejerce de ayudante de producción del documental Relámpago sobre el agua (1977-1979); alterna su formación académica como cineasta con su labor de teclista, compositor y cantante del grupo de new wave The Del-Byzantees; dos semanas después de la muerte de Ray completa el que será su primer largometraje, Vacaciones permanentes (1979-1980); compagina su labor como director de largometrajes con la confección de cortos, como The New World (1982) y la trilogía titulada genericamente Coffee and Cigarettes (1986-1993).
  Otras actividades :
guionista, productor, montador, actor y compositor.
  Otros datos :
funda los grupos musicales The Del-Byzantees y The Lone Rangers; director de vídeos musicales de los Talking Heads y Big Audio Dynamite.
     
    Cuando Nicholas Ray, en calidad de profesor de la escuela de cine de Nueva York, sugirió a uno de sus alumnos aventajados, Jim Jarmusch, la conveniencia de ajustarse a un desarrollo argumental lógico para su debut cinematográfico (Vacaciones permanentes), éste rechazó la idea. Jarmusch quería seguir su propio camino, pese a que no dejara de admirar a Nicholas Ray. Pero, a lo largo de los años se ha podido constatar, aunque resulte de forma insconsciente para el propio Jarmusch, que existen mayores puntos de coincidencia de los pretendidos entre las obras de ambos cineastas. Fundamentalmente, Ray y Jarmusch comparten la mirada del extranjero sobre una pequeña comunidad urbana (Extraños en el paraíso, Mystery Train, Noche en la tierra) o rural (Bajo el peso de la ley), así como la descripción de un conflicto interno que anida en unos personajes desclasados, marginales. Las diferencias entre ambos se hacen patentes en la estructura narrativa, a menudo fragmentada en episodios (Vacaciones permanentes, Mystery Train, Noche en la tierra) en el que ha demostrado una progresvia evolución, y en el uso de la música —o la ausencia de la música—. Para tal menester, Jarmusch ha contado con el apoyo de John Lurie , Tom Waits —desdoblados en actores de sus primeros films— y Neil Young, autor de la banda sonora de Dead Man —recreación en blanco y negro de un western de texturas surrealistas— y personaje central, junto con su grupo Crazy Horse, del documental Year of the Horse. El carácter experimental también subyace en este recorrido vital por la carrera de una leyenda del rock como Neil Young, desde la utilización de diversos formatos (vídeo, súper 8, 16 mm) y emulsiones (inevitable su propensión al blanco y negro) hasta una desmitificadora mirada sobre las bandas de música. Las miserias, frustraciones y desilusiones forman parte de la convivencia diaria de esta pequeña comunidad de músicos «lunáticos». Elementos humanos que Jarmusch ha sabido discernir con su bisturí cinematográfico a lo largo de sus primeros veinte años de pervivencia en la industria del celuloide.
   
     
director y guionista  : 2016    Paterson   [ Paterson ]
director y guionista  : 2013    Only Lovers Left   [ Sólo los amantes sobreviven ]
director y guionista  : 2009    The Limits of Control   [ Los límites del control ]
director-prod. y guionista  : 2005    Broken Flowers   [ Flores rotas ]
director y guionista  : 2003    Coffee and Cigarettes   [ Coffee and Cigarettes ]
director y guionista  : 1999    Ghost Dog: The Way of the Samurai   [ Ghost Dog (el camino del samurai) ]
director  : 1996    Year of the Horse   [ Year of the Horse ]
intérprete  : 1995    Blue in the Face   [ Blue in the Face ]
director  : 1995    Dead Man   [ Dead Man ]
intérprete  : 1994    Tigrero: A Film That Never Was Made
intérprete  : 1992    In the Soup   [ En la Sopa ]
director y guionista  : 1991    Night On Earth   [ Noche en la tierra ]
intérprete  : 1990    The Golden Boat
director y guionista  : 1989    Mystery Train   [ Mystery Train ]
intérprete  : 1987    Helsinki-Napoli All Night Long   [ Helsinki-Nápoles, todo en una noche ]
director y guionista  : 1986    Down By Law   [ Bajo el peso de la ley ]
intérprete  : 1985    Running Out of Luck
director y guionista  : 1984    Stranger Than Paradise   [ Extraños en el paraíso ]
director y guionista  : 1980    Permanent Vacation   [ Vacaciones permanentes ]
   
     
Comprar en T&B Editores
   
Subtítulo: Itinerarios al vacío.
Editorial: T&B Editores.                
Autores: Quim Casas, Antonio Weinrichter, Sergi Sánchez, Desirée De Fez y Javier Hernández.
Año de publicación: 2003.
94 pp. 17,0 x 24,0 cm. Tapa blanda. Incluye bibliografía, biografía, filmografía y discografía.

Editorial:Cátedra. 
Colección:  Cineastas / Signo e Imagen nº 99.
Autores: Hilario J. Rodríguez y Carlos Tejeda,
Fecha de publicación: octubre de 2014.
320 pp. 11,0 x 18,0 cm. Rústica.
Incluye fotografías en blanco y negro.
filmografía y bibliografía.

Siempre es apetecible analizar (y leer) el cosmos de un autor, dueño de una visión particular y única, independientemente de que se sea partidario o no de su punto de vista acerca del séptimo arte. La colección Signo e imagen/Cineastas de Ediciones Cátedra prosigue con esta máxima que, ya rozando la centena, en su número 99, se detiene en el pasado, el presente —alcanza hasta Solo los amantes sobrevives, estrenada esta temporada— e incluso el futuro de la obra de Jim Jarmusch —y de paso un poco en la vida, ya que parece formar un todo necesariamente interrelacionado—. Un recorrido artístico y existencial guiado por la prosa rigurosa y exhaustiva de la pareja profesional compuesta por Hilario J. Rodríguez y Carlos Tejeda, éste último también responsable del número dedicado a Andrei Tarkovski en la presente serie y quienes ya habían coordinado la redacción de Cine XXI. Directores y direcciones de nuevo para la misma casa, amén de otras participaciones conjuntas en ensayos colectivos sobre cine.
   Comentaba Robert Bresson en una entrevista televisiva que uno de los puntos clave de su magistral Pickpocket (1959) era desarrollar una historia lo más alejada posible de los códigos teatrales de los que se impregna el cine incentivando en cambio la aparición en la escena y sobre todo en la interpretación de los actores de “aquellos automatismos que ocupan gran parte de nuestra vida”. A través de su examen, Rodríguez y Tejeda —que tampoco dudan en otorgar la palabra al propio Jarmusch y a sus allegados mediante reveladoras citas textuales—, desgranan la sensibilidad de un cineasta que conjuga en perpetuo equilibrio su raigambre norteamericana —un sustrato estadounidense, no obstante, sempiternamente posicionado en los márgenes de su sociedad y su cultura— junto con un vínculo espiritual y creativo que entronca con esta permanente búsqueda de nuevos espacios tan europea. La idea arriba mencionada es una demostración de las influencias provenientes del otro lado del Atlántico que maneja el realizador natural de Ohio, en cuya obra ocupa un lugar capital la filmación de lo que ocurre cuando (presuntamente) no ocurre nada. Una nada, explican Rodríguez y Tejada, donde converge empero un aluvión de préstamos culturales fundidos en el particular crisol vital de Jarmusch y que abarcan, en constante correspondencia, los poetas malditos, su prolongación en músicos contemporáneos como sus habituales John Lurie, Tom Waits, Iggy Pop o Neil Young, el contacto con la pintura de Edward Hopper y otros creadores en la escéptica periferia del arte norteamericano como Raymond Carver y Emily Dickinson, el teatro del absurdo, la cinematografía de autor europea como Jean-Claude Godard, Robert Bresson, Jean Eustache, Win Wenders o los hermanos Aki y Mika Kaurismäki, los experimentadores y francotiradores americanos como John Cassavettes, Sam Fuller o Nicholas Ray,…
   Al igual que en las películas del autor retratado, el texto recompone las piezas de este ambiente vital y creativo —el del “insomnio americano”, opuesto al propagandístico American way of life, recuperado por el neoconservadurismo de Ronald Reagan justo en el tiempo en el que Jarmusch alumbraba sus primeros metrajesv desde una minuciosa labor descriptiva y sobre todo interpretativa de los estilemas, temas, leit-motivs e influencias recurrentes que componen una filmografía de extraordinaria coherencia, en la que es posible reconocer semejantes ritmos, rimas y variaciones internas de los que se producen dentro de cada segmento que la compone. La incursión de Rodríguez y Tejeda parte del detalle para progresivamente abrirse a una perspectiva global, de conjunto, siempre meticulosa y argumentada. Un recorrido que, más tarde, vuelve a cerrarse para sintetizar las teorías sobre el análisis individualizado de cada película, documental y cortometraje del director de Extraños en el paraíso (1984), Bajo el peso de la ley (1986), Dead Man (1995), Ghost Dog, el camino del samurái (1999), Coffee and Cigarettes (2003) y Flores rotas (2005), entre otras.
A pesar de algún ligero apunte en la introducción —«una poética poderosa que no siempre le resulta fácil articular»—, el libro entra en escasos juicios de valor acerca de los resultados que Jarmusch obtiene de una obra con tantas capas de lectura como las que descubren los firmantes, siempre con una prosa legible y ágil aunque un tanto enumerativos en ciertas (contadas) ocasiones. En cualquier caso, se eche en falta o no cierto matiz más crítico en esta revisión de Jarmusch —una decisión que por otro lado evita involucrarse en la controversia que acostumbran a generar perspectivas artísticas tan singulares—, la profusión y la precisión de las observaciones que enuncian Rodríguez y Tejeda hacen del producto un punto de partida indicado para que el profano se sumerja con flexibles aunque esclarecedoras instrucciones de uso en el insólito universo "jarmuschiano", para que el amante del mismo recupere y profundice en las sensaciones e identificaciones emocionales que éste despertó en su momento o, en especial, para que el detractor se anime a concederle una segunda oportunidad, desde una óptica más cercana y familiar a partir de la que poder apreciar, o no, los mecanismos, inquietudes y propuestas de un creador ajeno a cualquier etiqueta.•
 
Víctor Manuel Rivero