Ampliar imagen
   
Ken Loach
     



 
  Nombre completo :
Kenneth Loach.
  Fecha y lugar de nacimiento :
17 de junio de 1936, en Nuneaton, Warwickshire (Inglaterra).
  Actividades previas :
cursa estudios superiores en la Universidad de Oxford, licenciándose en Derecho; coincide con el actor Dudley Moore en el Experimental Theatre Club, grupo escénico del que es nombrado presidente; entra en el mundo de la televisión en calidad de asistente de dirección en la compañía independiente ABC Television, para posteriormente recalar en la BBC; dirige diversos capítulos de la serie policíaca Z-Cars y de Diary of a Young Man (1964-1967); su cometido dentro de la televisión británica se decanta por la confección de dramáticos semidocumentales como la serie Wednesday Plays; debuta en la realización cinematográfica con Poor Cow (1967).
  Otras actividades :
guionista.
  Premios :
León de Oro Honorífico del Festival de Venecia (1994); Oso de Oro Honrífico del Festival de Berlín (2014); Palma de Oro del Festival de Cannes a la Mejor Película por El viento que agita la cebada (2006) y Yo, Daniel Blake (2016).
  Otros datos :
casado con Lesley Ashton (1962) (hijos: Stephen, Nicholas, Hannah, James y Emma); cofundador de la productora Kestrel Films (1969), junto con Tony Garnett; su segundo hijo Nicholas falleció, al igual que la suegra de Ken Loach, en un accidente automovilístico en 1971.
     
    Forjado en los espacios documentales de la BBC de los años sesenta, Ken Loach ha ido alternando su quehacer profesional en la prestigiosa cadena televisiva con la confección de una carrera cinematográfica de extraordinaria coherencia hasta nuestros días. En cierto sentido, podríamos considerar a Ken Loach un eslabón de aquel efímero movimiento cinematográfico denominado free cinema. No en vano, las dos primeras producciones de Loach Poor Cow y Kes, fueron auspiciadas respectivamente por Joseph Janni —productor de Esa clase de amor (1962) y Billy el embustero (1963), sendas aproximaciones al cine de los angry young men aunque su director, John Schlesinger, no formara parte— y la Woodfall Films, productora cofundada por Tony Richardson, miembro activo del free cinema. En estos primeros trabajos, Ken Loach advertía las pautas que adoptaría de cara al futuro: una estrecha colaboración con guionistas que aportaran un conocimiento de primera mano sobre los temas a tratar, preferentmente reclutados de la BBC (Nell Dunn, Tony Garnett, David Mercer y Jim Allen), y desarrollar historias de ámbito social. A medida que la sociedad británica se instauraba en el conservadurismo de la era Thatcher, los giros simbólicos de Kes —una emotiva película sobre los avatares de un adolescente que intenta evadirse de su ámbito familiar a través de su relación con un halcón— apenas aparecieron en las siguientes producciones de Loach. Pero el director de Poor Cow parecía haber entrado en un callejón sin salida durante los años ochenta: en su propio país le fue vetada la serie documental A Question of Leadership y se le consideraba un elemento subersivo, mientras que fuera de las Islas Británicas era prácticamente un desconocido. Sin embargo, Agenda oculta acaparó la atención de la crítica internacional y de un sector del público por la presentación de un tema candente: el asentamiento del terrorismo de estado en el seno de una estructura democrática para combatir el poder del Ejército Revolucionario Irlandés, el IRA. Los ecos de la polémica que generó el film posibilitó al menos que Loach encadenara una serie de títulos (Riff-Raff, Lloviendo piedras y Ladybird, Ladybird, cuyo guión remite a su docudrama televisivo Cathy Come Home) que abordan la problemática real de las clases trabajadoras de la sociedad británica, desde el desempleo hasta la precariedad en la asistencia sanitaria. El prestigio acumulado en diversos festivales y por ende, reflejado en la respuesta favorable de unos jóvenes espectadores con una cierta inquietud social, posibilitó que Loach prosiguiera su particular «cruzada» atendiendo a otros frentes. Así pues, el cineasta inglés ha dirigido su carga crítica a través de los ojos de un militante comunista que ingresa en las filas del POUM durante la Guerra Civil Española en Tierra y libertad, del relato del itinerario de un grupo de sandinistas en la Nicaragua de los años noventa en La canción de Carla y de una comunidad de trabajdores hispanohablantes de Los Ángeles en Pan y rosas. A tenor de sus últimos trabajos, se trata pues de un paréntesis en el retrato de las comunidades sociales más degradadas y marginadas de Gran Bretaña, donde Loach ha vuelto a fijar su crítica y contundente mirada en La cuadrilla, Dulces dieciséis y La parte de los ángeles.•
   
     
director  : 2016    I, Daniel Blake   [ Yo, Daniel Blake ]
director  : 2014    Jimmy s Hall   [ Jimmy s Hall ]
director y guionista  : 2013    The Spirit of '45   [ El espíritu del 45 ]
director  : 2012    The Angels' Share   [ La parte de los ángeles ]
director  : 2010    Route Irish   [ Route Irish ]
director  : 2009    Looking for Eric   [ Buscando a Eric ]
director y productor  : 2007    It's a Free World...   [ En un mundo libre... ]
director  : 2006    The Wind That Shakes the Barley   [ El viento que agita la cebada ]
director  : 2004    Ae Fond Kiss... / Sólo un beso
director y guionista  : 2002    11'09"01   [ 11'09''01 (once de septiembre) ]
director  : 2002    Sweet Sixteen   [ Dulces dieciséis ]
director  : 2002    The Navigators   [ La cuadrilla ]
director  : 2000    Bread and Roses   [ Pan y rosas ]
director  : 1998    My Name Is Joe   [ Mi nombre es Joe ]
director  : 1996    Carla's Song   [ La canción de Carla ]
director  : 1995    Land and Freedom   [ Tierra y libertad ]
director  : 1994    Ladybird, Ladybird   [ Ladybird, Ladybird ]
director  : 1993    Raining Stones   [ Lloviendo piedras ]
director  : 1991    Riff-Raff   [ Riff-Raff ]
director  : 1990    Hidden Agenda   [ Agenda oculta ]
director  : 1988    Singing the Blues in Red
director  : 1986    FatherLand
director  : 1981    Looks and Smiles
director y guionista  : 1980    The Gamekeeper
director  : 1979    Black Jack
director  : 1971    Family Life   [ Vida de familia ]
director  : 1969    Kes
director y guionista  : 1967    Poor Cow
   
     
Comprar en casadellibro.com
   
Editorial: Alba Editorial. 
Colección: Trayectos nº 13.
Editor: Graham Fuller.
Fecha de publicación: noviembre de 1999.
221 pp. 13,0 x 20,5 cm. Tapa blanda.
Incluye filmografía completa y bibliografía.

COMENTARIO (Por Christian Aguilera): A finales del siglo pasado aparecía dentro de la colección consagrada al cine de Faber & Faber una monografía, en formato de entrevista, sobre la obra de Ken Loach. Por aquel entonces, Alba Editorial vio la oportunidad de traducirlo y publicarlo en lengua castellana dentro de su colección Trayectos. De tal suerte, la versión inglesa de Ken Loach por Ken Loach (1999) representó la primera de las publicaciones en papel que procedían a “sumergirse” en la obra de un cineasta que había vivido su particular travesía por el desierto durante los años ochenta, precisamente en la época donde las políticas sociales de la Administración Thatcher causaron auténticos estragos entre las capas más desfavorables de las Islas Británicas, aquellas a las que Loach nunca ha renunciado a dar voz a través de numerosos documentales, producciones televisivas y cinematográficas. Es mérito, pues, de Graham Fuller el haber advertido en primera instancia la necesidad de hacer un ejercicio memorístico merced a una serie de entrevistas que tuvieron lugar en Liverpool, una ciudad portuaria que había sido el escenario de diversos documentales y largometrajes “de ficción” —entre otros, The Big Flame— y punto de origen de algunos de los héroes que aparecen en la gran pantalla —Maggie (Chrissy Rock) en Ladybird, Ladybird (1994) o David Carr (Ian Hart) en Tierra y libertad (1995)— en aquellos años prestos a la reivindicación de su figura como cineasta combativo contra el stablishment
A modo de botón de muestra de la modestia con la que se corrige Ken Loach, al proponer el crítico norteamericano la posibilidad de hacer un libro-entrevista que girara en torno a su obra, contestó: «¿no crees que es demasiado pretencioso?». Fuller no tarda en responder que su obra debe ser puesta en conocimiento a través del testimonio del propio cineasta, no solo por su carácter prolífico —con la salvedad de esa década apuntada, para el olvido en muchos sentidos— sino por la importancia de ese fondo (crítico) y forma, notablemente influida esta última por las nuevas corrientes cinematográficas que se daban en el viejo continente, en especial la nouvelle vague y la “nueva Ola checa” de los Jiri Menzel, Milos Forman o Jan Kadar, entre otros. Queda en suspenso, eso sí, las referencias al free cinema, un término que en ninguna ocasión emplea Fuller al tratar de hurgar en la memoria de Loach sobre ese pasado lejano, el de una etapa de postguerra en que iría sedimentando una conciencia social que no le abandonaría en modo alguno. Al calor de la lectura de la presente monografía extraemos que esa conciencia social, esa conciencia de clase vino asimismo marcada por un familia de mineros a la que pertenece Ken Loach, en una zona situada al norte de Inglaterra (Warwickshire), muy cerca de Stratford-Upon-Avon donKen Loach junto a su director de fotografia Chris Menges en diversas producciones.de nació William Shakespeare. Éste fue uno de los primeros “amores de juventud” de Kenneth Loach, decidido a convertirse en actor hasta que las dinámicas asociadas a su activismo político le llevaron a entender que su función natural era la de dirigir. Con todo, su vena actoral le ha servido sobremanera para apuntalar una de las facetas que deben formar parte inexcusablemente de la dirección. Fuller, entrevistador incisivo y hábil, extrae de Ken Loach una serie de teorías sobre la interpretación —no hace distinciones entre los términos “profesional” y “no profesional”— y en torno a otras materias que enriquecen un texto cimentado en el repaso cronológico —con algún esporádico salto en el tiempo— de cada una de las piezas que conforman la obra del realizador inglés. Lejos de pasar por alto aquellas producciones sujetas a la censura de distintas corporaciones audiovisuales estatales y/o semiprivadas —en especial, la BBC—, Fuller se detiene en las mismas con el objetivo de ir al fondo sobre el porqué quedarían excluidas de la parrilla de la televisión propuestas como la serie documental Questions of Leadership (1981), una de las manifestaciones de censura más elocuentes localizadas en las Islas Británicas bajo el amparo de la era Margaret Thatcher. Este triste episodio dio pie a una cadena de fracasos —el montaje teatral de Perdition, con libreto de Jim Allen, acusado de antisemita; su despedida del rodaje de una modesta producción participada por su futura colaboradora Sally Hibbin; la puesta en marcha del largometraje Fatherland (1986) que apenas tuvo recorrido comercial, etc.— que estuvieron a punto de enterrar los sueños de Loach. Un golpe de fortuna, empero —Agenda oculta (1990)—, llevó a Ken Loach a reactivar su obra cinematográfica, siendo Mi nombre es Joe (1998) la última pieza en ser abordada por Fuller dentro de un cuestionario, intuyo, más extenso pero que por exigencias de la editorial quedaría condensado en unas doscientas páginas. Al margen de recorrer los orígenes del cineasta —quien llegó a plantearse en su momento   ejercer de abogado, la profesión a la que perteneció Paul Laverty, su colaborador en tareas de guión desde mediados los años noventa hasta la fecha—, un porcentaje mínimo de preguntas hacen referencia a la vida personal de Loach. No es el objetivo a tratar, pero en una de las respuestas, presumo cargada de dolor, Loach revela el accidente automovilístico que sufrió su familia, saliendo ileso él y su esposa Lesley Ashton, pero fallecieron su hijo Nicholas (con cinco años) y su suegra. Ello aconteció en 1971, en el arranque de una década trufada de propuestas documentales, participaciones en producciones televisivas y en el que se enmarca su renuncia —en 1977— a ser distinguido Caballero del Imperio Británico. Sin duda, al declinar el ofrecimiento Ken Loach se colgó la medalla de una coherencia en su forma de obrar, guiada sobre las raíles de un humanismo perfectamente reconocible en el grueso de su dilatada trayectoria profesional.•