Ampliar imagen
   
Lars Von Trier
     



 
  Nombre verdadero :
Lars Trier.
  Fecha y lugar de nacimiento :
30 de abril de 1956, en Copenhagen (Dinamarca).
  Actividades previas :
una vez concluidos sus estudios en la capital danesa, se centra en la confección de los cortometrajes Orchdégartneren (1977), Menthe: la bienheureuse (1979), Nocturne (1980) y Befrielsebilleder (1982).
  Otras actividades :
guionista y actor.
  Premios :
Palma de Plata del Festival de Cannes al Mejor Director por Los idiotas (1997); Palma de Oro del Festival de Cannes a la Mejor Película por Bailar en la oscuridad (1999); Premio Especial del Jurado del Festival de Cannes al Mejor Director por Europa (1991) y Rompiendo las olas (1995).
     
    Después del fallecimiento de Benjamin Christensen y Carl Theodor Dreyer, la cinematografía danesa —que en tiempos había obtenido un cierto crédito a nivel europeo— estuvo huérfana de directores de proyección internacional a lo largo de varios decenios. Sin embargo, la presentación de El elemento del crimen en el Festival de Cannes y en la XVIII edición del Festival de Sitges descubría a Lars Von Trier como un realizador a considerar en un futuro no demasiado lejano. La selección del film en este certámen especializado en el género fantástico obedecía más a su tratamiento visual que a una historia planteada como un thriller. El elemento del crimen se refiere al título de un tratado de criminología escrito por un investigador septuagenario, en el que se plantea la captura de un asesino en función del estudio de sus motivaciones y sentimientos, y no de su entorno. Precisamente este ha sido el eje temático de Von Trier, más preocupado en abordar la problemática individual a través de las situaciones que viven sus personajes, que a mostrar un determinado entorno social. De esta forma, Von Trier crea un espacio surrealista, simbólico (el Copenhagen de los años ochenta en El elemento de un crimen y la Alemania postnazi en Europa) merced a la dregradación del arco cromático hasta la mínima expresión. Pero esta capacidad experimentadora desplegada por Von Trier en el campo visual en sus primeros films —con el auxilio de Henning Bendtsen, operador de Dreyer— ha sido transferida también a otros terrenos cinematográficos (dirección de actores, posición de la cámara, etc.) al involucrarse en el Dogma 95. La capital danesa fue el marco donde se acogió el bautizo de este movimiento que intenta preservar la esencia de la espontaneidad durante la fase de rodaje, o como sus propios creadores definen, «una operación rescate de la verdad». Aunque concebida antes del acta fundacional del Dogma 95, Rompiendo las olas —un melodrama desgarrador cuyo epicentro es una pasión amorosa que desemboca en la locura— podría situarse como el título precursor de films dirigidos por Thomas Vintergberg (Celebración), Soren Kragh-Jacobsen (Mifune) o por el propio Von Trier (Los idiotas) dentro de esta nueva corriente cinematográfica que divide a la crítica y a los espectadores. Una fórmula cinematográfica que corre el peligro de ser etiquetada efímera a causa de las propias restricciones artísticas que se autoexigen. Si bien el futuro de este movimiento se revela incierto, Lars Von Trier parece firme en su decisión por ofrecer algunas de las producciones más singulares del actual panorama cinematográfico europeo, como confirmaría con Bailar en la oscuridad, un melodrama con reminiscencias al musical americano de los años cincuenta y sesenta, y que se extiende a Antichrist y Melancholia.
   
     
   

LOS DOGMAS DE LARS VON TRIER

I. EUROPA
Este es el título que engloba la primera de las trilogías del cineasta, compuesta por El elemento del crimen, Epidemic y Europa, y concebida no como un conjunto unitario, sino como tres films independientes en los que apenas se atisban rasgos comunes entre ellos. Uno de estos aspectos podría ser el concepto que expone Von Trier sobre el continente. Una Europa a la que observa con profundo escepticismo (pesimismo, en ocasiones), viéndola decadente, constantemente al borde del abismo en sus elementos políticos y vagando sin rumbo en busca de unas señas que definan su identidad. El flanco más comprometido del cineasta, en una etapa inicial deliberadamente simbólica, marcada por las ansias de innovación.
II. CORAZÓN
Segunda de las triadas de Von Trier, realizada posteriormente al Manifiesto Karen (Emily Watson) en Rompiendo las olas, uno de los personajes femeninos mas representativos de la obra de Von TrierDogma ´95 e integrada por Rompiendo las olas, Los idiotas y Bailar en la oscuridad. En ellas, hay una exploración profundamente emocional sobre el dolor humano, sintetizado en tres personajes femeninos (Bess, Karen y Selma, respectivamente), tres seres que llevan sobre sus espaldas un insoportable padecimiento que afrontan con un (auto)impuesto atisbo de esperanza. Bess debe soportar la parálisis y los deseos de su marido hablando con un Dios particular que le proporciona la necesaria paz para seguir adelante, Karen afronta la pérdida de su hijo desvinculándose del resto de la gente y uniéndose a un grupo que se hacen llamar a sí mismos «idiotas», Selma sacrifica su propia vida para que la operación de su hijo se pueda llevar a cabo y no termine ciego. Paradigmas del sufrimiento y la bondad, estos tres personajes representan para el cineasta danés la otra cara de la podredumbre de una sociedad hipócrita, deshumanizada y materialista.
III. AMÉRICA
Aún a falta de estrenarse el tercero de los films que completan la serie, Washington, los dos restantes Dogville y Manderlay representan una notable variación respecto a varios aspectos estilísticos planteados previamente por el cineasta. La abstracción conceptual del entorno escenográfico en el que los personajes se encuentran se aleja de la naturalidad ambiental mostrada en su anterior trilogía. Asimismo, el personaje de Grace es una calculada inversión del tipo femenino expuesto en «corazón de oro», un ser de buenas intenciones que se verá traicionado por su entorno dando siempre como repuesta acciones de violencia extrema. Con estos tres films, Von Trier denunciaaspectos como el racismo, el pensamiento único o las diferencias de clases con la mirada puesta en el continente Americano y, siempre, bajo una mirada profunda y rabiosa en ocasiones cercana al nihilismo.
IV. EL SEXO
Motor fundamental de los núcleos temáticos del danés, el sexo posee siempre una vertiente turbia, jamás definido como elemento placentero. Sin duda, Rompiendo las olas es un film significativo por los derroteros en los que se encamina su argumento (los escarceos sexuales de Bess, concebidos desde el sacrificio, por previo deseo de su esposo). Pero la violación colectiva a la que es sometida Nicole Kidman en Dogville o las catarsis eróticas de los protagonistas de Los idiotas son otros paradigmas reveladores de que para Von Trier el acto sexual está ligado a la aflicción.
V. EL TEATRO
Resulta más que evidente la influencia teatral en Dogville y Manderlay, desarrolladas íntegramente en amplios escenarios cuyas delimitaciones se obtienen mediante marcas en el suelo o un conjunto muy escaso de elementos decorativos. Con ello, el cineasta evidencia la abstracción en suUn fotograma de Manderlay, film con una clara influencia teatral cota más alta, desligando del film todo cuanto no resulte esencial para la plena comprensión del mismo. Dinamitando todas las posibilidades de una dirección artística convencional que puede resultar, en el fondo, mucho más artificosa que lo expuesto por Von Trier. También se pueden hallar influencias teatrales, aunque de otra naturaleza, en Bailar en la oscuridad, donde el montaje del musical Sonrisas y lágrimas (1965) sirve a Selma para evadirse de la realidad hostil que la circunda.
VI. TELEVISIÓN
El medio televisivo ha sido tocado en varias ocasiones por el cineasta. no observadándose, en general, excesiva diferencia entre sus maneras cinematográficas y las televisivas salvo, quizá, en su monumental díptico Riget. Una serie de televisión que hace del exceso su declaración de intenciones, cuyos problemas a la hora de cerrar todos los cabos sueltos argumentales y los diversos avatares de producción han dejado pendiente una tercera entrega. Medea, el primer telefilm realizado por Von Trier en 1987 y basado en un guión de Carl Theodor Dreyer, presenta todas las manifestaciones estéticas de su autor aunque desde una perspectiva mucho más contemplativa, poseída de un extraño lirismo.
VII. UDO KIER
Si bien es cierto que Lars Von Trier posee un conjunto muy definido de actores con los que suele repetir en casi todos sus films (no así con las actrices) caso, por ejemplo, de Stellan Skarsgård o Jean-Marc Barr, no lo es menos que Udo Kier es quien puede ser considerado el verdadero actor-fetiche del cineasta. Ocho películas (Epidemic, Medea, Europa, The Kingdom, Rompiendo las olas, Bailar en la oscuridad, Dogville y Manderlay) y roles de todo tipo. Desde personajes trascendentales para el desarrollo de la acción (el bebé de The Kingdom) a otros meramente de relleno (el gangster de Dogville y Manderlay), este actor alemán se ha convertido en una presencia necesaria en la obra de Von Trier a quien, en alguna ocasión, ha definido como su «director preferido».
VIII. DOGMA '95
El Manifiesto del Dogma '95 firmado en Copenhage por Lars Von Trier y Thomas Vinterberg, impone un conjunto de diez normas que conforman el «voto de castidad» que el cineasta debe aceptar a fin de que la producción sea incluída en el movimiento. Sin embargo, sólo una de las películas de Von Trier está directamente vinculada a estos preceptos: Los idiotas. En el resto de films, el danés se ha desmarcado notablemente de las reglas por él mismo creadas, hasta el punto de ofrecer una especie de irónica inversión de las mismas: si el último punto del manifiesto dice que el director no puede aparecer en los créditos, en Bailar en la oscuridad, el nombre de Von Trier adquiere caracteres descomunales; si el primero dice que el rodaje debe realizarse en decorados naturales, Dogville y Manderlay se conciben en escenarios constrídos ex profeso para el rodaje... las reglas siempre están para poderse romper.
IX. NATURALEZA
Siempre de una manera muy particular, la naturaleza adquiere una extraña importancia en la filmografía del danés. Un elemento que llega al cenit con Rompiendo las olas, en la que la que los personajes se encuentran pegados a una realidad natural de la que no pueden desembarazarse: agua, árboles, viento... todo ello sintetiza, en ocasiones, el propio estado anímico de dichos personajes u ofrece las reacciones que ellos mismos son incapaces de exteriorizar. La naturaleza intuída y, por tanto, profundamente real de Dogville y Manderlay (la tormenta de arena en éste último film) reafirma el prisma del director.
X. CINEFILIA
ProfunEl elemento del crimen hereda elementos del cine negro clasico americanodo admirador de Carl Theodor Dreyer y André Tarkovski, las influencias cinéfilas del cine de Lars Von Trier pocas veces han resaltado en primer término. Salvo en Europa, donde las referencias a Sir Alfred Hitchcock o Fritz Lang se hacen más que evidentes, o la palpable influencia de Dreyer en Rompiendo las olas (por no citar otra vez Medea, como ya se ha dicho, basada en un guión suyo), el cine de Von Trier suele filtrar los elementos ajenos y reconvertirlos a su particular manera de entender la puesta en escena. El cine negro tradcional en El elemento del crimen o Davi Lynch en The Kingdom pueden ser notables ejemplos de ello.
   
     
director y guionista  : 2013    Nymphomaniac, vol. 1   [ Nymphomaniac, vol. 1 ]
director y guionista  : 2013    Nymphomaniac. Volumen 2   [ Nymphomaniac. Volumen 2  ]
productor  : 2012    En kongelig affære   [ Un asunto real ]
director y guionista  : 2011    Melancholia   [ Melancolia ]
director y guionista  : 2009    Antichrist   [ Antichrist ]
director y guionista y intérprete y narrador  : 2006    Direktøren for det hele   [ El jefe de todo esto ]
director y guionista  : 2005    Manderlay   [ Manderlay ]
guionista  : 2005    Dear Wendy   [ Querida Wendy ]
director y guionista y intérprete  : 2003    De Fem benspænd   [ Cinco condiciones ]
director y guionista  : 2003    Dogville   [ Dogville ]
director  : 2001    D-dag - Den færdige film
director y guionista  : 2000    Dancer in the Dark   [ Bailar en la oscuridad ]
director y guionista  : 1997    The Idiots / Idioterne   [ Los idiotas ]
director y guionista  : 1995    Breaking the Waves   [ Rompiendo las olas ]
director y guionista y intérprete  : 1991    Europa   [ Europa ]
intérprete  : 1989    En Verden til forskel
director y guionista y intérprete y montador  : 1987    Epidemic
intérprete y director y guionista  : 1984    Forbrydelsens element   [ El elemento del crimen ]
intérprete  : 1980    Kaptajn Klyde og hans venner vender tilbage
   
     
Comprar en paidos.com
   
Editorial: Paidós.     
Colección: Sesión continua.
Autor: Jack Stevenson.
Año de publicación: abril de 2005.
320 pp 13,5 x 19,5 cm. Rústica. Incluye filmografía y bibliografía.