Ampliar imagen
   
Jesús Franco
     



 
  Nombre completo :
Jesús Franco Manera.
  Fecha y lugar de nacimiento :
12 de mayo de 1930, en Madrid (Españaa).
  Fecha y lugar de defunción :
2 abril de 2013, en Málaga (Madrid), a causa de complicaciones cardiacas
  Actividades previas :
desde muy pequeño, muestra una gran admiración por el cine, asistiendo a todas las proyecciones posibles; su otra gran afición, la música, en especial la de jazz, le lleva a estudiar tres cursos de solfeo y dos de piano; tras cursar la carrera de piano y armonía, se decanta por la trompeta, instrumento que utiliza en varias orquestas compaginando dicha actividad con la presencia en la universidad; mas tarde, Jesús Franco dirige teatro y se licencia en Derecho, carrera que nunca ha ejercido; el inquieto Franco aborda, sin embargo, la crítica cinematográfica en Film Ideal, a pesar de que sus ideas no parecen estar en consonancia con las de la mayoría de sus colegas de profesión; tras un breve paso por la primera Escuela de Cine de España, se traslada a París para cursar un seminario de dirección en la IDHEC; allí saciará su gran pasión, asistiendo casi diariamente a los pases que tenían lugar en la Cinemateca parisina.
  Otras actividades :
escritor, montador, productor, ayudante de dirección, actor y decorador.
  Otros datos :
tío del filósofo Julián Marías y sobrino del crítico Miguel Marías, del escritor Javier Marías y del director Ricardo Franco; seudónimos utilizados: Jess Frank, David K. Hume, Frank Hollman, Clifford Brown, James P. Johnson, Charlie Christian, Roland Marceignac, John O'Hara y James Gartner.
     
intérprete  : 2006    Ellos robaron la picha de Hitler
intérprete  : 2002    Karate a muerte en Torremolinos
director y guionista  : 1996    Killer Barbys
director y guionista y argumentista  : 1989    La bahía esmeralda / La baie emeraude
director y guionista  : 1987    Operación cocaína   [ Dark Mission ]
director y productor  : 1985    Juego sucio en Casablanca
director-prod. y guionista y montador y compositor  : 1985    Viaje a Bangkok, ataúd incluido
director y productor y argumentista y/o guionista y montador  : 1984    ¿Cuánto cobra un espía?
director y guionista  : 1983    Confesiones íntimas de una exhibicionista
director y guionista  : 1983    El hotel de los ligues
director y guionista  : 1983    Gemidos de placer
director y guionista  : 1983    La casa de las mujeres perdidas
director y guionista y intérprete  : 1983    La noche de los sexos abiertos
director y guionista y intérprete  : 1983    Macumba sexual
director-prod. y guionista y director de fotografía y compositor  : 1982    El tesoro de la diosa blanca
director y guionista  : 1982    Las orgías inconfesables de Emmanuelle
director-prod. y guionista y montador y compositor  : 1981    El lago de las vírgenes
director  : 1981    Las diosas del porno
director y guionista y intérprete  : 1979    El sádico de Notre Dame
director y guionista  : 1977    Cartas de amor a una monja portuguesa
director y guionista y intérprete  : 1975    La coccolona   [ Lady porno ]
director y guionista  : 1974    La noche de los asesinos
director y guionista y compositor  : 1974    Un capitán de quince años
director y guionista  : 1973    Al otro lado del espejo
director y guionista  : 1972    La maldición de Frankenstein
director y guionista  : 1971    Drácula contra Frankenstein
director y guionista y intérprete  : 1971    Las vampiras
guionista y montador  : 1970    Don Qujiote de Orson Welles
director y guionista y intérprete  : 1969    Bésame monstruo / Küß mich, monster
director y guionista  : 1969    El Conde Drácula
director y argumentista y/o guionista y intérprete  : 1969    The Hot Death   [ 99 mujeres ]
director  : 1969    Die Sieben Männer der Sumuru / The Girl from Rio / The Seven Secrets of Sumuru   [ La ciudad sin hombres ]
director y guionista  : 1968    El proceso de las brujas
director y guionista y intérprete  : 1967    99 mujeres
director  : 1965    Miss Muerte
intérprete  : 1964    El extraño viaje
director y guionista  : 1964    El secreto del Dr. Orloff   [ Les maîtresses du Dr. Jekyll ]
director y guionista  : 1963    Rififi en la ciudad
director y guionista  : 1961    Gritos en la noche
   
     
Comprar en Editorial Cátedra
   
Editorial: Cátedra.
Colección: Signo e Imágenes / Cineastas nº 85.
Autor: Carlos Aguilar.
Fecha de publicación: febrero de 2011.
400 pp. 11,0 x 18,0 cm. Rústica

COMENTARIO (Por Tomás Fernández Valentí): Esta monografía sobre Jesús Franco es el tercer fruto de la excelente colaboración entre Carlos Aguilar y la brillante colección Signo e Imagen/Cineastas de Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S.A.), precedida por sus ensayos sobre Clint Eastwood y Sergio Leone (este, una revisión del que el propio Aguilar ya había publicado en la colección en 1990), ambos comentados en este portal. Puede entenderse este Jesús Franco para Cátedra como el punto culminante de las numerosas aproximaciones previas de Aguilar a la figura de este cineasta —en forma de numerosos artículos y de un volumen publicado en Florencia en 1999: Jess Franco: el sexo del horror—, habida cuenta de que el lector hallará aquí algo bastante difícil de encontrar ahora mismo en nuestro país: más de 300 páginas dedicadas a analizar, con rigor y minuciosidad, documentación y claridad expositiva, el cine del realizador español maldito por excelencia: un director objeto de un culto, en demasiadas ocasiones, «friqui» cuyos méritos, que los tiene, coloca Aguilar en su justa medida a lo largo de un ensayo que, con franqueza, va a devenir casi me atrevería a decir que necesariamente el obligado volumen de referencia y de consulta inmediata sobre la obra de un realizador en torno al cual se ha escrito mucho, pero pocas veces tan riguroso.
    Jesús Franco es un elogio pero no un panegírico. Recalca los aspectos más positivos de la obra de este inclasificable director que, a juzgar por los datos que sobre su vida y carrera profesional aporta Aguilar, se manifestó desde el primer momento como un hombre libre: alguien que, interesado por el cine desde temprana edad, y que antes de debutar como director a finales de los años cincuenta ya llevaba a sus espaldas un notable currículo dentro de la industria cinematográfica española en diversos cometidos (guionista, ayudante de dirección, músico), y que tan pronto anduvo metido «tras las cámaras» hizo gala de su carácter iconoclasta y su temperamento procaz y subversivo, el cual chocaba de frente con las cortapisas censoras del régimen dictatorial de otro Franco de no tan grato recuerdo, y que tan pronto como empezó a tener problemas para hacer lo que quería en nuestro país no dudó en buscar la financiación que necesitaba en otros puntos de la geografía europea, iniciando así una insólita y prolífica carrera internacional destinada principalmente a garantizar su libertad de expresión.
De este modo, con un pie siempre puesto en España, pero con cada vez más frecuentes incursiones en cinematografías como la francesa, la británica o la alemana, fuera o no en régimen de coproducción, y sobre todo durante las décadas de los sesenta y setenta, Jesús Franco desarrolló una larguísima filmografía fundamentada sobre géneros específicos —policíaco, fantástico, erótico: sobre todo este último, que en cierto sentido (y si lo consideramos un «género»: acaso, más bien, una atmósfera o una tonalidad) impregna la totalidad de su obra—, pero sobre los cuales arrojó siempre una mirada personal, única e inconfundible. ¿Es Jesús Franco un «autor», en el sentido cahierista del término, se pregunta Aguilar? No hay más remedio que pensar que lo es en base a la indiscutible e incuestionable coherencia que vertebra su filmografía, tanto en lo que se refiere a la repetición/recurrencia de temas, la reiteración de personajes de cosecha propia —el Dr. Orloff— o adoptados por su afinidad a su gusto por las figuras con un punto de demiurgo –Drácula, Frankenstein, Fu-Manchú—, como en la fidelidad a un cuadro de intérpretes —Howard Vernon, Lina Romay/Rosa Mª Almirall, Soledad Miranda, Janine Reynaud, Ewa Strömberg, Jack Taylor y un larguísimo etcétera— y la recurrencia a un estilo que, en sus mejores años (sesenta-setenta), se revela visualmente más refinado y personal, contracultural incluso, de lo que su habitual fama de realizador desaliñado y «casposo» pueda dar a entender, pátina negativa que ha sido exagerada y en ocasiones cultivada por el propio Franco en aras de la alimentación de su propia leyenda.
    De este modo, Franco construyó una filmografía que, vuelvo a insistir, sobre todo en sus primeros veinticinco años de existencia, aproximadamente, dieron como resultado una obra excéntrica y a ratos extraña, en ocasiones también divertida, cierto, pero, insisto una vez más, menos «jocosa» y más obsesiva e inquietante de lo que la aureola «friqui» y un tanto gamberra con que todavía hoy se mira su trabajo pueda dar a entender. En este sentido, Carlos Aguilar despeja dudas y dinamita tópicos sobre el cine e incluso la persona del propio Jesús Franco, no solo poniendo en su lugar muchas de las falsas informaciones proporcionadas sobre sí mismo por el realizador en incontables entrevistas, sino también sobre el espíritu de su cine. Un cine que, tanto en sus incursiones en géneros codificados como el terror o el policíaco —Miss Fuerte (1965), La vampiras (1971), El conde Drácula (1969), Drácula contra Frankenstein (1972), El sádico de Notre Dame (1979)Jesus Franco junto a Lina Romay, una de sus actrices "fetiche".—, como en sus muy desconocidas entre nosotros aportaciones al erotismo cinematográfico y en todas sus modalidades, la «blanda» y la «dura» (softcore, hardcore), alrededor de doscientos títulos contabilizados hasta el momento actual cuya cita desbordaría el espacio asignado a este comentario, ha hecho gala de su amor por el cine, por los géneros, por la literatura y la referencia cultural, cierto, pero también por su reconocido —y reconocible— voyeurismo, sus filias y fobias erótico-sexuales, por su exhibición impúdica y sin prejuicios de sus obsesiones, que hacen de él –y aún con todas sus irregularidades— la obra de un cineasta que, siempre que pudo (y pudo mucho…), hizo lo que quiso y como lo quiso.
    Todo ello está analizado por Carlos Aguilar con su habitual erudición y estilo directo, claro y sin florituras, mas no por ello menos elegante y elaborado, en forma de completo (y complejo) recorrido por la todavía misteriosa jungla de celuloide constituida por el cine de Jesús Franco. Ya he señalado que Jesús Franco es un elogio pero no un panegírico. En este sentido, Aguilar sabe ser duro con lo peor del cineasta objeto de su escalpelo crítico, sobre todo en lo que se refiere a su producción de estos últimos veinticinco años, inscrita prácticamente en los márgenes no ya del cine sino casi de la sociedad misma. Ello es una buena prueba de ecuanimidad y lucidez por parte de Aguilar, quien demuestra que lo cortés no quita lo valiente: que admirar y valorar en lo que tiene de interesante la obra de Jesús Franco no significa, ni nunca debe significar, una admiración embelesada o incondicional. Además, nada de esto último cuadra con el perfil que ofrece el conjunto del cine de Jesús Franco, una obra casi podríamos decir que obligatoriamente irregular, dadas sus características y las en ocasiones ditirámbicas condiciones de producción bajo las cuales fue concebida, y que se revela de este modo como tremendamente humana, con todas sus virtudes y defectos. Virtudes y defectos que Aguilar expone brillantemente en un trabajo que se intuye de ardua elaboración, como no podía ser menos tratándose de la obra de un cineasta famoso, entre otras muchas cosas, por su multitud de seudónimos profesionales y la laberíntica maraña de títulos alternativos en casi todos los idiomas del mundo con que son conocidas la mayoría de sus películas. Acercarse al cine de Jesús Franco, no ya como analista sino como simple espectador, entraña de por sí una gran dificultad. Por suerte, este volumen de Aguilar para Cátedra es una más que útil guía para emprender tan alambicado camino.•