Ampliar imagen
   
Jack Nicholson
     



 
  Nombre verdadero :
John Nicholson.
  Fecha y lugar de nacimiento :
22 de abril de 1937, en Nueva Jersey (Estados Unidos).
  Actividades previas :
se gradúa en la Neptune High School; se matricula en los cursos interpretación impartidos por Jeff Corey, Martin Landau, Don y Ruth Roman; se instala en Los Ángeles, donde realiza diversos trabajos eventuales; oficia de ayudante en el departamento de dibujos animados Metro-Goldwyn-Mayer; debuta en el teatro con la obra de Robert Anderson Te y simpatía; aparece en diversas series de televisión, como Divorce Court, The Barbara Stanwyck Show o Matinee Theatre.
  Otras actividades :
director, productor y guionista.
  Premios :
Oscar al Mejor Actor por Alguien voló sobre el nido del cuco (1975) y por Mejor... imposible (1997); Oscar al Mejor Actor Secundario por La fuerza del cariño (1983); Nominado al Oscar al Mejor Actor por Mi vida es mía (1970), por El último deber (1973), por Chinatown (1974), por El honor de los Prizzi (1985) y por Tallo de hierro (1987); Nominado al Oscar al Mejor Actor Secundario por Buscando mi destino (1969), por Rojos (1981) y por Algunos hombres buenos (1992); Globo de Oro al Mejor Actor Dramático por Chinatown (1974), por Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), por La fuerza del carño (1983) y por Mejor... imposible (1997); Globo de Oro al Mejor Actor de Comedia o Musical por El honor de los Prizzi (1985) y por About Smith (2002); Nominado al Globo de Oro al Mejor Actor Secundario por Buscando mi destino (1969), por Rojos (1981) y por Batman (1989); Nominado al Globo de Oro al Mejor Actor Dramático por Mi vida es mía (1970), por Conocimiento carnal (1971), por El último deber (1973), por Tallo de hierro (1987), por Hoffa, un pulso al poder (1992) y por Algunos hombres buenos (1992); Mejor Actor en el Festival de Cannes por El último deber (1973); Premio Cecil B. De Mille (1998).
  Otros datos :
casado y divorciado de la actriz Sandra Knight (1961-1966)(hija: la asistente de producción Jennifer Nicholson); convive con la actriz Anjelica Huston durante una temporada; convive y se separa de la actriz Lara Flynn Boyle (1999-2001); fundador de la compañías cinematográficas Proteus y Drive Productions.
     
    A lo largo de cuarenta años dentro de una profesión en la que proliferan las variaciones extremas en función de la popularidad y del rendimiento en taquilla, Jack Nicholson ha alcanzado una posición que le permite estar por encima de estos condicionantes. Jack Nicholson pertenece a una estirpe de actores que por sí mismos pueden decidir la viabilidad de uno u otro proyecto sin que el signo del fracaso signifique erosionar su imagen de estrella de Hollywood. Una posición ciertamente de privilegio que contrasta con sus primeros años en el medio cinematográfico. A diferencia de sus colegas de generación, como Robert Redford, Warren Beatty o Dustin Hoffman, Jack Nicholson se movía por las producciones de bajo presupuesto durante bastantes más años de los prescritos, para dar finalmente el salto a films de categoría A. A su llegada a Los Ángeles, Jack Nicholson se encontraba en similar disposición que otros aspirantes, algunos de los cuales se refugiaron en la American International Pictures por tiempo indefinido. La precariedad de medios y las urgencias en los rodajes que caracterizaban a las producciones de Roger Corman sirvieron como aprendizaje y para albergar esperanzas en Nicholson por convertirse en una figura de relieve dentro del cine. La brevedad de los rodajes posibilitaba a Nicholson compaginar otras labores como formar parte del Player's Ring Theatre, un colectivo heterogéneo en el que se encontraban los futuros guionistas Robert Towne y Charles Eastman, y el director Monte Hellman. Tras una lista de films que versan en torno al inconformismo juvenil a imagen y semejanza de Rebelde sin causa (1955) —Cry Baby Killer, The Wild Ride, Too Soon to Love— Jack Nicholson hizo un breve paréntesis que se saldó con un estrepitoso fracaso. Tanto ¡Valiente marino! concebida por la Warner Bros., como sus incursiones en el western de connotaciones místicas y existencialistas auspiciados por la fugaz productora Proteus Films y dirigidas por Monte Hellman —A través del huracán y El tiroteo, en la actualidad considerados títulos de culto entre diversos sectores de cinéfilos, al igual que The Little Shop of Horrors— aconsejaron la vuelta de Nicholson a los dominios de Roger Corman. El tiempo jugaba cada vez más en contra de Nicholson, que había alcanzado la treintena sin apenas significación alguna, una situación inversa a la experimentada en el caso de Dustin Hoffman. Nicholson había optado a interpretar El graduado (1967), pero sería Hoffman quien finalmente accedería al papel de Ben. La gratitud hacia la persona de Corman había propiciado que Nicholson aceptara plasmar en pantalla sus experiencias con el LSD en The Trip y Pasaporte a la locura, en un periodo en el que se sentía especialmente interesado por la dirección y la confección de guiones. En buena lid, Roger Corman fue un cineasta importante en el devenir profesional de Jack Nicholson, pero en términos de supervivencia. La leyenda que arropa a Corman como un «descubridor de talentos» tiende a desvirtuarse por el hecho de que su interés primordial radicaba en utilizar aspirantes a actores, directores y técnicos ofreciéndoles unos salarios ínfimos para, de esta forma, rentabilizar sus producciones. Un hecho ciertamente ilustrativo de este aspecto es que el film que contribuyó a enaltecer el nombre de Jack Nicholson por primera vez cara al espectador, Buscando mi destino, obtuvo la negativa de Corman a financiarlo. Diez años bajo las huestes de la AIP parecían haber conducido a Nicholson a un callejón sin salida, pero sin embargo Buscando mi destino —en la que substituyó a Rip Torn en la composición de George Hanson, un abogado alcohólico recluido en una prisión federal— le redimió de su alicaída carrera artística, en similar situación a la de dos de sus artífices, Dennis Hopper y Peter Fonda. En este título de referencia, fiel reflejo de una sociedad inoculada por la violencia, condicionada por un clima social desconcertante —el asesinato del senador Robert Kennedy, la Guerra del Vietnam...— Jack Nicholson coincidió con Bob Rafelson por segunda vez tras la experiencia de Head, en la que el actor de Nueva Jersey también intervino como coproductor y guionista. La productora de Bob Rafelson, BBS --formada conjuntamente con Bert Schneider y Steve Blaner-- había aportado dos tercios de los quinientos mil dólares del coste total de Buscando mi destino. A partir de entonces, Rafelson y Nicholson han mantenido una estrecha colaboración. En cierta manera, Rafelson se puede considerar el verdadero impulsor y revitalizador de la trayectoria profesional de Nicholson, logrando la máxima cota en común con el remake de El cartero siempre llama dos veces, un retorno a los postulados del género negro que intentarían repetir con dispar fortuna con Ella nunca se niega y Sangre y vino. En este comeback del género negro, Jack Nicholson había interpretado en los años setenta un personaje, el detective Gittes, en Chinatown, al que retomaría dieciséis años después en Los dos jakes, una secuela continuamente aplazada que significó su segunda incursión tras la cámara. La proyección de Nicholson ya era un hecho a mediados de los setenta y Chinatown confirmaba los buenos augurios de taquilla que habían supuesto Mi vida es mía y Conocimiento carnal, un par de títulos que abogaban por el liberalismo sexual y que estaba dotado de un cierto contenido anti-establishment. Juventud sin esperanza (1971) también se situaba en esta tesitura, un film que sirvió de carta de presentación para Milos Forman. El director checo brindaría cuatro años más tarde a Jack Nicholson el papel determinante de su carrera en Alguien voló sobre el nido del cuco. Randle Patrick McMurphy, el personaje creado por el novelista Ken Kesey, tuvo un primer huésped en Kirk Douglas, pero la escasa acogida que obtuvo la obra teatral a principio de los sesenta y el progresivo envejecimiento del hijo del trapero aconsejaron que Jack Nicholson la recreara en la versión cinematográfica. La creación del personaje permitía a Nicholson explorar en sus expresiones faciales que en no pocas ocasiones le han servido para conceptualizarlo como un actor propenso al histrionismo. El resplandor situó a Jack Nicholson, en su composición del escritor Jack Torrance —algunos pasajes del film fueron extraídos de su propia experiencia cuando recurría a la escritura de guiones para liberarse de su frustración personal— a las puertas de una década de esplendor en la que su variabilidad de máscaras le abrieron a todo tipo de producciones. Nicholson alternó concienzudas composiciones que le posibilitaban mantener su primacía —el astronauta Garrett Breedlove en La fuerza del cariño, el estrafalario Daryl Van Horne en Las brujas de Eastwick o el indigente Francis Phelan en Tallo de hierro— con breves apariciones destinadas a interceder en favor de futuras promesas y de viejas amistades -el dramaturgo Eugene O'Neill en Rojos, un cameo en Al filo de la noticia o el Joker en Batman. Nicholson intuyó las posibilidades económicas de la serie sobre el hombre-murciélago y condicionó su presencia a un porcentaje sobre los beneficios en taquilla. De esta forma, la operación se saldó con un espectacular incremento de su fortuna personal, al tiempo que le permitía financiar parte de la anhelada continuación de Chinatown, escrita nuevamente por Robert Towne. En apenas un año de intervalo, Batman y Los dos jakes muestran las dos caras de la moneda que bien conoce Nicholson. Desde su condición de actor estrella, Jack Nicholson nunca ha rehusado la mirada sobre sus orígenes y ha sabido mantenerse fiel a sus amistades —Warren Beatty, Danny De Vito, Mike Nichols, Bob Rafelson, James L. Brooks— de la misma forma que intenta impulsar el trabajo de nuevos talentos como Sean Penn o Tim Burton, en un gesto de gratitud que se opone al egocentrismo de muchos actores que han conseguido situarse en una posición envidiable. Cuando Tim Burton preguntaba a Nicholson en un aeropuerto californiano qué papel le gustaría recrear en su nuevo proyecto, Mars Attack!, éste le respondía mientras se despedía: "¡Los haré todos!". Al final se conformó con desdoblarse en el comprensivo y atento presidente de los Estados Unidos Dale y el empresario vaquero de Las Vegas Art Land. Un hecho que define su complicidad con las nuevas generaciones a las que intenta alentar y apoyar, una forma de restañar sus heridas con un pasado presidido por la ansiedad, y lleno de sinsabores e interrogantes.•
   
     
intérprete  : 2010    I m Still Here   [ I m Still Here ]
intérprete  : 2010    How Do you Know   [ ¿Cómo sabes si...? ]
intérprete  : 2007    The Bucket List   [ Ahora o nunca ]
intérprete  : 2006    The Departed   [ Infiltrados ]
intérprete  : 2003    Something's Gotta Give   [ Cuando menos te lo esperas ]
intérprete  : 2003    Anger Management   [ Ejecutivo Agresivo ]
intérprete  : 2002    About Schmidt   [ A propósito de Schmidt ]
intérprete  : 2001    The Pledge   [ El juramento ]
intérprete  : 1997    As Good As It Gets   [ Mejor... imposible ]
intérprete  : 1996    Mars Attacks!   [ Mars Attacks! ]
intérprete  : 1996    Blood and Wine   [ Sangre y vino ]
intérprete  : 1995    Crossing the Guard   [ Cruzando la oscuridad ]
intérprete  : 1994    Wolf   [ Lobo ]
intérprete  : 1992    A Few Good Men   [ Algunos hombres buenos ]
intérprete  : 1992    Man Trouble   [ Ella nunca se niega ]
intérprete  : 1992    Hoffa   [ Hoffa, pulso al poder ]
director y intérprete  : 1990    The Two Jakes
intérprete  : 1989    Batman   [ Batman ]
intérprete  : 1987    Broadcast News   [ Al filo de la noticia ]
intérprete  : 1987    The Witches of Eastwick   [ Las brujas de Eastwick ]
intérprete  : 1987    Ironweed   [ Tallo de hierro ]
intérprete  : 1986    Heartburn   [ Se acabó el pastel ]
intérprete  : 1985    Prizzi's Honor   [ El honor de los Prizzi ]
intérprete  : 1983    Terms of Endearment   [ La fuerza del cariño ]
intérprete  : 1981    The Postman Always Rings Twice   [ El cartero siempre llama dos veces ]
intérprete  : 1981    The Border   [ La frontera ]
intérprete  : 1981    Reds   [ Rojos ]
intérprete  : 1980    The Shining   [ El resplandor ]
director y intérprete  : 1978    Goin' South   [ Camino del sur ]
intérprete  : 1976    The Last Tycoon   [ El último magnate ]
intérprete  : 1976    Missouri Breaks   [ Missouri ]
intérprete  : 1975    One Flew Over the Cuckoo's Nest   [ Alguien voló sobre el nido del cuco ]
intérprete  : 1975    The Fortune   [ Dos pillos y una herencia ]
intérprete  : 1975    Tommy   [ Tommy ]
intérprete  : 1974    Chinatown   [ Chinatown ]
intérprete  : 1974    The Passenger   [ El reportero ]
intérprete  : 1973    The Last Detail   [ El último deber ]
intérprete  : 1972    The King of Marvin Gardens
intérprete  : 1971    A Safe Place
intérprete  : 1971    Carnal Knowledge   [ Conocimiento carnal ]
intérprete  : 1970    Five Easy Pieces   [ Mi vida es mi vida ]
intérprete  : 1970    The Rebel Rousers   [ Rutas de violencia ]
intérprete  : 1970    On a Clear Day, You Can See Forever   [ Vuelve a mi lado ]
intérprete  : 1969    Easy Rider   [ Buscando mi destino ]
intérprete  : 1968    Head
intérprete  : 1968    Psych-Out   [ Pasaporte a la locura ]
intérprete  : 1967    Hells Angels On Wheels
intérprete  : 1967    The Trip
intérprete y guionista y productor  : 1967    The Shooting   [ El tiroteo ]
intérprete y guionista  : 1966    Flight to Fury
intérprete y guionista y productor  : 1966    Ride in the Whirlwind   [ A través del huracán ]
intérprete  : 1964    Back Door to Hell
intérprete  : 1964    Ensign Pulver   [ ¡Valiente marino! ]
intérprete  : 1963    The Raven   [ El cuervo ]
intérprete  : 1963    The Terror   [ El terror ]
intérprete  : 1961    The Broken Land
intérprete  : 1960    Little Shop of Horrors
intérprete  : 1960    Studs Lonigan
intérprete  : 1960    The Wild Ride
intérprete  : 1958    Cry Baby Killer
   
     
Comprar libro en T&B Editores
   
Subtítulo: Cómo Jack se convirtió en la
estrella de cine más importante de los tiempos
modernos.
Editorial: T&B Editores.
Editor: Dennis McDougal.
Fecha de publicación: marzo de 2010.
495 pp. 17,0 x 24,0 cm. Incluye 1 pliego
central en papel couché con 51 fotografías
en blanco y negro. Rústica.

COMENTARIO (Por Christian Aguilera): A pesar de la dimensión que atesora Jack Nicholson en el firmamento cinematográfico mundial, escasean las biografías objeto de traducción al castellano que atañen a este actor, que en puntuales ocasiones se desenvolvería en calidad de guionista y director. En buena lid, T&B Editores repara este déficit con la edición de Jack Nicholson. Biografía, que se aleja sustancialmente de la otra monografía existente en la lengua de Dámaso Alonso publicada por el sello Grijalbo con el título Jack Nicholson: el actor y sus máscaras (1991), ya que pecaba en exceso de un tratamiento acomodaticio y un tanto superficial a la hora de evaluar una filmografía de la que aún estarían por llegar algunos de sus trabajos más notables para el medio, como sus creaciones en Mejor... imposible (1997), El juramento (2001) o A propósito de Schmidt (2002). Tampoco su autor, John Parker, se prodigaba en el detalle sobre una vida llena de contradicciones y ambivalencias que se había ido forjando a partir de una realidad que, en su tiempo fue la comidilla de muchas fiestas o reuniones en el entorno de Hollywood relativas al «patrimonio» personal de sus estrellas. Una realidad —la de una abuela que se haría por su madre y una madre que se ocultaría bajo el disfraz de hermana, amén del misterio de saber quien contribuyó a concebirlo— que McDougal coloca en primer plano pero de una forma dosificada a lo largo de algunos de los capítulos que jalonan esta biografía, apoderándose el lector de la idea de que Jack Nicholson parecía manejarse de contínuo en un terreno resbaladizo en sus relaciones afectivas en función de los interrogantes que se abrían desde su mismo lugar de origen y de la identidad real de sus progenitores.
Su papel de Randle Patrick McMurphy en "Alguien volo sobre el nido del cuco" comportaria a Jack Nicholson su primer Oscar.Si bien el seguimiento casi detectivesco de la exploración de los orígenes de Jack Nicholson representa uno de los cimientos con los que se ha construído esta monografía, McDougal procura a la misma una suerte de crónica de los tiempos modernos —como se explicita en el subtítulo del libro—. Esa contextualización fruto de un conocimiento social, político y económico de la realidad cambiante de la sociedad estadounidense en el siglo XX —que afectaría, cuál correa de transmisión, a la dinámica de la «Meca» del cine— y en los albores del XXI en el debe de su autor contribuye a hacer de su lectura un ejercicio menos reduccionista del que hace gala el libro de Parker. Las anécdotas —ricas y prolijas, que van perfilando el retrato de un estrafalario de altos vuelos— sirven de «condimento» para este «plato» publicado cuando el ocaso de la estrella hoy en día es más que evidente. No es, por tanto, el periodo escogido el más favorable a efectos de popularidad del astro de Neptune, pero permite una perspectiva más juiciosa y equilibrada al ir evaluando la contribución de Jack Nicholson al mundo del Séptimo Arte. En esta vertiente no se esconden demasiadas sorpresas sobre el rendimiento económico de los films que ha llegado a interpretar y/o dirigir hasta la fecha, pero la labor de escudriñar en mútiples fuentes (indirectas) por parte de McDougal nos deja un reguero de datos sobre proyectos que no cristalizarían —desde uno de corte experimental que estaba previsto filmarse a mediados los años sesenta, Epitaph, con producción de Roger Corman, hasta una prometedora adaptación del western «gótico» The Hawkline Monster de Richard Brautigan, cuya producción se estimaría como factible a finales de los setenta—, interpretaciones rechazadas por distintos motivos —el largamente anhelado Napoleón ideado por Stanley Kubrick, Deliverance (1972) y Space Cowboys (2000) entre algunas de las más significativas— y su negativa a participar del espectáculo televisivo. Una animadversión, cuando no odio, que le ha llevado a ser uno de los pocos actores norteamericanos de su generación y posteriores a no sucumbir a los cantos de sireno de la pequeña pantalla. Además de ello, el hecho de permanecer inédito en la escena teatral profesional —tras un periodo amateur donde se foguearía sobre las tablas en la Players Ring de Hollywood Oeste— le sitúan de facto como una «especie» única en el contexto cinematográfico estadounidense. 
Un «animal» nacido, pues, para interpretar en la gran pantalla de forma exclusiva, cuya pervivencia a lo largo de cuatro décadas se entiende merced a un extraordinario carisma, un olfato especial para el negocio, una constancia indómita y por encima de todo, su amor por un arte que le cautivó desde bien pequeño, en especial las performances de Marlon Brando celebradas allá por los años cincuenta. El ídolo que acabaría siendo su vecino en una de las colinas de Mulholland Drive, además de compartir cartel en Missouri (1976), El carisma de Jack Nicholson beneficio el recorrido comercial de "Infiltrados", en la que actua junto a Matt Damon, entre otros.y que sería uno de tantos profesionales del medio a los que asistió a su entierro para este superviviente de los tiempos remotos, aquellos que le habían otorgado papeles residuales en producciones de segunda o tercera fila, en especial al amparo de la factoría Corman y que ,al cabo, sobre todo a raíz de sus composiciones de J. J. Gittes y de Randle Patrick McMurphy en Chinatown (1974) y Alguien voló sobre el nido del cuco (1975), respectivamente, le situarían en la senda de los grandes nombres de la historia del cine contemporáneo. McDougal no deja fuera de cobertura prácticamente ninguno de la setentena de títulos de su filmografía —tantos como años cuenta el actor en la actualidad—, pero incurre en alguna que otra omisión bien sea porque su dominio sobre el cine de otras latitudes no corre parejo al del cine estadounidense —al referirse a El juramento, la segunda película que le dirigió su amigo Sean Penn, parece desconocer la circunstancia que la novela de partida de Friedrich Dürrematt ya había sido llevada al celuloide cuarenta y tres años antes por parte de Ladislao Vajda, bautizada con el título El cebo (1958), todo un clásico— o por la premura de incluir su última producción estrenada entre nosotros, Ahora o nunca (2007), a la que apenas dedica unas líneas. Un mal menor para un libro que, en su conjunto, eleva sustancialmente el listón frente a la otra monografía existente en lengua castellana en torno a este cultivado —una de sus innumerables parejas, Lara Flynn Boyne, le definió com «el hombre más leído del mundo»—, pendenciero, adicto al sexo y a otros placer privados, trabajador incansable, fan irreductible del equipo de básket de Los Ángeles Lakers —hasta el punto de interrumpir el calendario de los rodajes o de eventos varios—, hedonista, ególatra, maníaco y que ha hecho de su lealtad al cine uno de los principales argumentos —sino el primero— de una existencia que lleva camino de ahuyentar la leyenda negra que ha planeado desde los años de la Depresión sobre su familia. El punto de partida que daría carta de naturaleza a una personalidad poliédrica que ha nadado al margen de lo previsible y de los lugares comunes. Así nos lo hace saber en McDougal en su magnífico libro, Jack Nicholson. Biografía.•