Ampliar imagen
   
Alexander Payne
     



 
  Nombre verdadero :
Alexander Constantine Papadoulos.
  Fecha y lugar de nacimiento :
10 de febrero de 1961, en Omaha, Nebraska (Estados Unidos).
  Actividades previas :
ingresa en la Creighton Prep High School, en Omaha, Nebraska; se desplaza a vivir a España para estudiar Filología Española por la Universidad de Salamanca; a su regreso a los Estados Unidos completa sus estudios académicos en la Starford University y se matricula en Cinematografía por la UCLA (Universidad del Sur de California)(1986-1990); como trabajo de fin de carrera realiza el mediometraje The Passion of Martin (1991); participa en el film colectivo producido por la división cinematográfica de Playboy Inside Out (1992), ocupándose de dirigir el capítulo titulado My Secret Moments.
  Premios :
Oscar al Mejor Guión Adaptado por Entre copas (2004), junto con Jim Taylor; Nominado al Oscar al Mejor Guión Original por Election (1999), junto con Jim Taylor; Nominado al Oscar al Mejor Director por Entre copas (2004); Palma de Oro del Festival de Cannes por A propósito de Schmidt (2002); Globo de Oro al Mejor Guión Original por A propósito de Schmidt (2002), junto con Jim Taylor; Nominado al Globo de Oro al Mejor Director por A propósito de Schmidt (2002) y por Entre copas (2004); Globo de Oro al Mejor Guión por Entre copas (2004).
  Otros datos :
casado y separado de la actriz Sandra Oh (2003).
     
    Después de un largo periodo asistiendo al fenómeno de la aparición de talentos dispersos en el seno de la industria cinematográfica estadounidense en medio de una vorágine de cineastas que han merecido un olvido temprano, a mediados los años noventa empezaban a darse a conocer una generación de directores con una similar preocupación por abordar las historias desde perspectivas renovadoras, pero sin renunciar a cautivar el interés del gran público. A excepción de Bryan Singer —centrado en explotar la «franquicia» de la serie de los X-Men—, Todd Solondz, Paul Thomas Anderson, Wes Anderson y Alexander Payne han seguido persistiendo, a lo largo de estos últimos años, en la descripción de un microcosmos —a menudo, un pequeño núcleo urbano o rural— a modo de metáfora/reflexión sobre una sociedad, la norteamericana, de la que tan fácil es despertar un sentimiento de ambivalencia. Fiel a estas motivaciones comunes entre esta generación de cineastas llamados a acaparar estudios monográficos por parte de las revistas especializadas europeas en los próximos decenios, Alexander Payne se erige como el realizador-guionista que ha mantenido una línea más constante, pero en franca progresión, capaz de concitar la atención del aficionado con tan sólo tres propuestas hasta la fecha. Si bien se trata de un bagaje parco en títulos —dejando al margen su contribución como guionista para otros directores (Parque Jurásico 3) con un ánimo puramente crematístico—, se puede adivinar en el cine de Payne una estructura similar a la hora de plantear sus historias, estableciéndose como hilo conductor un individuo común —la joven embarazada Ruth (Laura Dern) en Citizen Ruth; el profesor de instituto Jim McKenzie (Matthew Broderick) en Election, o el jubilado Warren Schmidt (Jack Nicholson) en A propósito de Schmidt— de una historia que transita por diferentes caminos, tantos como personajes de su entorno familiar, afectivo y profesional se dan cita a lo largo de la misma. Historias que, en un principio, podrían remitir a unos planteamientos de narración coral —al estilo de los films de Paul Thomas Anderson—, en el caso de Citizen Ruth —un alegato sobre el aborto alejado de la habitual dialéctica maniqueísta tan cara a los telefilms de sobremesa— y, en especial de Election —desgarrado retrato de las aspiraciones de una serie de alumnos para ser elegidos por el consejo de estudiantes de un instituto norteamericano— pero que al contar al frente del reparto con un intérprete del carisma de Jack Nicholson en A propósito de Schmidt, Payne y su guionista titular Jim Taylor se encomendaría a escribir el personaje de Warren Schmidt a su medida —no en vano, al margen de sus rasgos de comportamiento excéntricos, ambos coinciden con la misma fecha de nacimiento—. Al igual que Election, el tercer largometraje firmado en solitario por Payne parte de un mismo escenario geográfico —la ciudad de Omaha, capital de Nebraska, la ciudad natal del realizador—, en pleno corazón de los Estados Unidos, para describir el errático itinerario que sigue un ex administrativo, forzado a la jubilación y a concluir su ciclo vital en soledad con la única esperanza de ver cumplidos los sueños de su amigo «anónimo», un niño africano al que apadrina. En definitiva, A propósito de Schmidt se trata de una lúcida reflexión sobre la soledad, la desesperanza, el compromiso personal, el recuerdo y el deseo, y por ende, de la consagración —definitiva o no— del otrora estudiante de Literatura Española en la Universidad de Stanford, Alexander Payne.
   
     
   
EL DECÁLOGO DE ALEXANDER PAYNE

OMAHA, NEGRASKA. Desde Forja de hombres (1938) el cine sonoro ha fijado en el estado de Nebraska —en la parte noreste de los Estados Unidos— algunas de las localizaciones en exteriores de sus producciones. Pero de todas éstas el director que se lleva la palma ha sido Alexander Payne, oriundo de Omaha —la capital con una población en torno a los 400.00 habitantes a día de hoy—, quien ha utilizado este estado para acondicionar los rodajes de los largometrajes Citizen Ruth (1996), Election (1999) y A propósito de Schmidt (2002), además de El asesinato de Richard Nixon (2004), en la que ejercía de productor ejecutivo. Las campañas de promoción de Nebraska, por tanto, cuentan con un firme “aliado” en la persona de Payne y su siguiente proyecto, de idéntico nombre —al menos su working title— puede significarse a modo de paradigma.
INTÉRPRETES SIN SOLUCIÓN DE CONTINUIDAD. Cierto que Phil Reeves pasa por ser el actor fetiche de buena parte de los films de Payne, pero como máxima éste último se ha impuesto no repetir intérpretes que ya hubieran participado en anteriores trabajos. Un concepto muy personal compartido, por ejemplo, por Alan Parker, que razona sobre la idea de que evita o imposibilita al espectador una identificación inmediata entre una y otro producción. Evidentemente, este planteamiento de base puede sufrir alteraciones dependiendo de la aceptación de determinados proyectos “avalados” por estrellas del peso de Jack Nicholson o George Clooney, pero hasta la fecha se resiste a ceder en este terreno.
JIM TAYLOR, UN «SEGURO DE VIDA». Para los seguidores del cine de Alexander Payne sorprendía no leer en los créditos reservados a los screenwriters el nombre de Jim Taylor (Bellevue, Washington, 1962). Pieza angular a la hora de trazar los guiones de sus cuatro largometrajes anteriores, amén de la cinta directed to video confeccionada sobre la base de sketches —firmados de manera colectiva Inside Out (1991)—, Taylor hizo sus pinitos tras las cámaras con una serie de cortos —Memory Lane (1995), Living Will (1999), The Lost Cause (2004)—. Pero ha preferido vivir a la “sombra” de Payne, la parte más visible de una “sociedad limitada” dispuesta para producir películas que dirigen otros (Convención en Cedars Rapids) u otras (La familia Savages, con Tamara Jenkins tras el objetivo, a la sazón esposa del propio Taylor).
EN UN PUNTO CRÍTICO: DECISIONES COMPROMETEDORAS. El cine de Alexander Payne cobra buena parte de su razón de ser en la evaluación para esa ordinary people que está a punto de tomar decisiones que afectarán a su propio destino y acabarán afectando a su entorno familiar y/o su círculo de amistades. Los motivos de esas necesidades de cambio son muy diversas y se localizan en individuos con edades diferentes: Jim McAllister (Matthew Broderick) en Election aprovecha la circunstancia de que su mejor amigo y colega de profesión Dave Novotny (Mark Harelik) —ha sido expulsado del centro escolar donde imparte clases—, y a renglón seguido, se ha divorciado para ganarse el cariño de la esposa de éste –Linda (Delaney Driscoll)--; al ser notificada su jubilación y después de algún tiempo integrándose dentro del colectivo de los viudos, Warren Schmidt (Jack Nicholson) en A propósito de Schmidt se embarca en un viaje hacia el pasado que le rejuvenece, buscando la reconciliación con parte de su familia; a la espera que se produzca un trágico desenlace debido al accidente que ha sufrido su esposa Elizabeth (Patricia Hastie), el mundo parece venirse encima para Matt King (George Clooney), debiendo educar a sus dos hijas y enfrentándose a un proceso de descubrimiento sobre la identidad de un individuo que supuestamente le había robado el corazón a su mujer…
AUTENTICIDAD EN EL REPARTO «DE FONDO». Para ofrecer una mayor verisimilitud a sus películas, Alexander Payne suele contar con actores que no lo son en realidad. Gente de la calle, nativos de las poblaciones donde acontecen las historias que simplemente “están” y, en el mejor de los casos, tienen un par o poco más de líneas de diálogo.  Múltiples ejemplos, al respecto, podríamos citar pero nos limitaremos a una pequeña muestra como el director del funeral —Thomas Michael Belford— que aparece en  A propósito de Schmidt; el doctor Vince Morelli en Citizen Ruth  o la profesora de Lengua Española —disciplina que el propio Payne estudió en la Universidad de Stanford— del Insituto Carver en Election.  
NOVELAS QUE NO TRASPASAN FRONTERAS PARA RELATOS FÍLMICOS UNIVERSALES. Se suele tener el presentimiento o la certeza que los films dirigidos por Alexander Payne surgen a partir de su propia imaginación “colegiada” con la de Jim Taylor. Pero en realidad, salvo Citizen Ruth, el resto de largometrajes se han servido de novelas originarias de autores nativos de los Estados Unidos que no traspasan fronteras pero sí los relatos fílmicos que han surgido a partir de éstas. Tom Perrota (Election), Louis Begley (A propósito de Schmidt) —cuya novela, Wartimes, estuvo tentado de rodarla Stanley Kubrick, a la sazón vecino del pequeño Kent en St. Albans antes que este fijara su residencia en Norteamérica—, Rex Pickett (Entre copas) y Kaui Hart Hemmings (Los descendientes) figuran, pues, en el punto de arranque de proyectos cinematográficos que han superado con creces el impacto entre la población de sus originales literarios.
UNA VOZ PARA LOS OUT-SYSTEM. La América de los unforvigen, de los desarraigados no queda fuera de cobertura en el cine de Payne, más bien les ofrece una voz pero con un tratamiento más esperanzador de la que hacen acopio algunos de sus colaboradores. Adictas a la cola —Ruth Stoops (Laura Dern)— en Citizen Ruth; viudos recién estrenada la edad de jubilación que se sienten desvalidos, solitarios y faltos de cariño —Warren Schmidt (Jack Nicholson)—; individuos con pocas luces que se ganan la compasión de sus compañeros del instituto —Paul Metzler (Chris Klein)— en Election; individuos en la frontera de los cuarenta abandonados por sus parejas y sintiéndose frustrados en sus tentativas artísticas —Miles (Paul Giamatti)— en Entre copas (2004) son muestras de esa debilidad de Payne por los out-system.
COMEDIA Y DRAMA: LA DELGADA LÍNEA ROJA. Acogernos a la idea de que Alexander Payne suele cambiar de género dentro de una misma película en función del contenido de una u otro escena puede representar una reducción al absurdo pero tiene un tanto de certeza. Al final de la proyección de sus películas podemos tener el pálpito que hemos asistido a un ejercicio de comedia para luego corregir semejante afirmación y definirla como un drama. En ese constante balance, cuál funambulista se mueven los relatos fílmicos dirigidos por Payne, quien casi siempre amaga en su tramo final a abrir una luz de esperanza en forma de segundas oportunidades. Lo serán para los protagonistas de Citizen Ruth, Election, A propósito de Schmidt, Entre copas y Los descendientes con sus preceptivos matices.
LO ALEATORIO DEL DESTINO: UN ASUNTO «MAYOR».  El sentido del azar, de lo aleatorio, por regla general, se impone a lo que podamos programar en el curso de unas horas, de unos días, unas semanas… En nuestra toma de decisiones, razonan Taylor y Payne, intervienen numerosos factores que no podemos controlar. En las relaciones sentimentales este factor aleatorio se multiplica, mostrando en toda su extensión la complejidad de las mismas cuando se trata de individuos que cargan con sus respectivas “mochilas”. Por ello nos resultan tan cercanos los Miles, Jim Alexander Payne y Rolfe Kent, un binomio casi indisociable.McAllister, Maya (Virginia Madsen), Warren Schmidt y un largo etcétera. Aspecto clave, sin duda, para que el espectador pueda empatía con el modelo de cine que propone Payne.  
ROLFE KENT, EL COMPOSITOR. Abonado a las comedias de distintas gradación y orientación, Rolfe Kent (St. Albans, Hetfordshire, 1963) se le sigue asociando a las producciones dirigidas por Alexander Payne. A fuerza de crear sinergias, la música para las cintas de Payne suele ser bastante reconocible y por ello no pocos directores han tratado de potenciar esa búsqueda del equilibrio entre la comedia y el drama a través de la contratación del británico. Es el caso del canadiense Jason Reitman con tres trabajos en común con Kent hasta la fecha —Gracias por fumar (2005), Up in the Air (2009) y Young Adult (2011)— y que, de alguna manera ayuda a conectar con el singular universo desplegado en el curso de los años por Payne.
   
     
director-prod. y guionista  : 2017    Downsizing   [ Una vida a lo grande ]
director  : 2013    Nebraska   [ Nebraska ]
productor  : 2011    Cedars Rapids   [ Convención en Cedars Rapids ]
director-prod. y guionista  : 2011    The Descendants   [ Los descendientes ]
productor  : 2007    The Savages   [ La familia Savages ]
guionista  : 2007    I Now Pronounce You Chuck and Larry   [ Os declaro marido y marido ]
productor  : 2006    Gray Matters   [ Los líos de Gray ]
director y guionista y intérprete  : 2006    Paris, je t'aime   [ Paris, je t'aime ]
productor  : 2004    The Assassination of Richard Nixon   [ El asesinato de Richard Nixon ]
director y guionista  : 2004    Sideways   [ Entre copas ]
director y guionista  : 2002    About Schmidt   [ A propósito de Schmidt ]
guionista  : 2001    Jurassic Park III   [ Parque Jurásico 3 ]
director y guionista  : 1999    Election   [ Election ]
director y guionista  : 1996    Citizen Ruth   [ Ruth, una chica sorprendente ]
director y productor  : 1992    Inside Out